Donde dijeron digo, siguen sin decir nada. Por Regis Iglesias. En ZoePost

Publicado originalmente en ZoePost

En ocasiones pareciera que los cubanos llevamos un par de días de dulce luna de miel con nuestra pareja ideal y virtuosa y no 62 años sometidos por unos gánsters analfabetos con ínfulas ideológicas.

Nos entusiasmamos con cualquier vende humo y paja, asumimos como arte cualquier garabato simiesco pre Altamira, hueso lanzado al cielo o estribillo kitsch de última hora. Declaramos sabio al tonto del pueblo con ínfulas de filósofo o poeta y nos sumamos a cualquier cumbancha carnavalesca. Pero siempre desechamos la piedra angular.

Porque si, somos capaces de los mayores sacrificios, los más sublimes actos de heroísmo y generosidad como toda una pléyade de referencias honradas en nuestra historia lo demuestra y pese a la indiferencia general ahí están como referencias para no perder el rumbo definitivamente. Pero también somos muy cobardes, celosos, oportunistas y desaforados cuando alguien moldea nuestra voluble psicología a su conveniencia mientras extasiados por tanta testosterona o estrógeno nos rendimos a sus caprichos.

No dispuestos al compromiso coherente, nos sumamos y seguimos siempre lo peor.

Así llevamos más de 60 años actuando por eso vivimos sometidos por una mafia rural de fieros cerpóros.

Pero también somos un pueblo sumamente ingenuo, a pesar del autobombo de listos y rápidos a la hora de pensar que nos damos, dispuestos a creer todo mientras sea ya hecho y para llevar, pues estamos cansados de hacer filas en espera de algo que alguien, no nosotros, nos debe servir directamente a la mesa.

Hoy está todo tan enrarecido por nuestra vagancia intelectual que cualquier mago con sombrero agujereado, payaso sangripesao, rumbera venérea o come candela bebedor de guarapo nos mantiene en atención sin perdernos un solo segundo del “espectáculo más fraudulento del mundo”, el circo donde ahogamos nuestra propia frustración.

Hace unos días se ha desarrollado un debate en el seno del parlamento europeo respecto a nuestra isla.
No perdamos de vista que una cosa es el Parlamento Europeo, otra el Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea, ni que una cosa es hacer una propuesta y otra que sea adoptada y ejecutada por todos de manera conjunta.

Han pasado algunos años pero una vez Europa tuvo una posición común respecto al régimen cubano. No es que fuera muy efectiva, no es que demandara como condición para mantener relaciones normales el reconocimiento de la soberanía popular como mas de 35,000 cubanos ya lo habían hecho siguiendo el camino ordenado de la ley draconiana a una Ley democrática e inclusiva. Pero ahí estaba en el papel para recordar a los comandolas que iban desnudos, mientras las empresas europeas continuaban haciendo negocios peseteros y actuando como verdaderos negreros aprovechándose de la falta de libertades y derechos de los cubanos.

La posición común de los del viejo mundo como fue adoptada fue retirada años más tarde por los mismos que la propusieron. Nada había cambiado entonces, oh sí. Justo antes de levantarse aquellas advertencias diplomáticas etéreas el régimen hizo lo que hacia años no se atrevía, asesinar impunemente, cometer un crimen de Estado contra un contrario suyo. Entonces fueron Oswaldo Payá, Premio Sajarov del propio Parlamento Europeo, Vice presidente de honor de la Internacional Demócrata Cristiana o como prefieren llamarla muchos ahora, de Centro, Coordinador Nacional del Movimiento Cristiano Liberación, Gestor de la campaña por el Referendo sobre el Proyecto Varela, seis veces propuesto para Premio Nobel y también ciudadano español, Harold Cepero, un querido y carismático líder juvenil del MCL que había sido seminarista y una de las esperanzas de futuro para Cuba. También había muerto en extrañas circunstancias no aclaradas y menos reclamadas la líder de las Damas de Blanco Laura Pollán, todo en el lapsus de menos de un año. Pero para la Unión Europea “las cosas habían mejorado notablemente”.

Por eso no quiero ser el aguafiesta pero me gustaría recordar a los que estaban y no recuerdan y a los que no estaban y se acaban de enterar, la posición común de los estados europeos la quitaron y ahora nos dicen, sin previo mea culpa, que es tan sano cuando hemos errado, que definirán nueva actitud, si es que finalmente lo hacen, en Europa respecto al régimen, los mismos que donde dijeron ayer digo, hoy dicen Diego y mañana nos dirán Supercalifragilisticoespialidoso.

Más vale tarde, pero no me vendan monsergas, no es peor la represión hoy que cuando asesinaron a Oswaldo y Harold lejos de ser solidarios con quienes luchamos por los derechos de los cubanos nos persiguieron, cerraron puertas y negaron tribunas para impedir nuestra denuncia y demanda de justicia, nuestro reclamo para que se respaldara al pueblo en la demanda de soberanía.

Me hubiera gustado escuchar a algún eurodiputado decir «Nos equivocamos, debimos todos estos años estar con el pueblo cubano y no con sus verdugos…»

No quiero ser agua fiesta y cortarle el entusiasmo a los más cándidos neófitos del fin de los tiempos. Pero como vengo bogando hace tanto, sé ya cuál es la secuencia de las mareas.

¡¡¡Libertad y Vida!!!!

Regis Iglesias Ramírez es ex preso de la Primavera de Cuba, desterrado en España; portavoz del MCL.

Buscar

Archivo

Temas