PARTICIPA CON: Anécdotas, Experiencias, Historias

Si has participado en el Proyecto Varela, en el Movimiento  Cristiano Liberación o alguna otra inciativa relacionada, o si  has conocido a personas  que lo hayan hecho  y quieres contar alguna anectoda, experiencia, o tienes alguna  foto puedes enviarla a info@oswaldopaya.org y será publicada en esta pagina. También puedes enviar videos o mensajes grabados.

ESTAMOS PREPARANDO UN VIDEO CON EL TEMA MUSCAL “TODOS CUBANOS”.

SI QUIERES APARECER, VIVAS DONDE VIVAS Y PIENSES COMO PIENSES PUEDES ENVIAR UNA FOTO O VIDEO ( unos segunditos) y  ademas un frase sobre tus deseos para Cuba.

Tambien tendrias que enviar firmada con tus datos reales una autorizacion para la divulgacion de tu imagen en ese video

ENVIADA POR

Felix Antonio Rojas

…recuerdo que 1991,mi gran amigo y hermano de lucha regis iglesias(preso de conciencia) y yo,recogiamos firmas en los conciertos de rock y en las peñas literarias,muchos tenian miedo al firmar,pero entregaban sus rublicas por un cambio verdadero en la isla…otro momento que recuerdo,fue cuando nos cortamos el pelo,para llegar a otros sectores de la población cubana,como la canción Almost Cut My Hair de Crosby, Still, Nash Young.

sin duda el proyecto varela,me libero de las cadenas.

Por su interés, reproducimos este articulo

http://secretoscuba.cultureforum.net/secretos-de-cuba-f1/umap-t1414.htm

Fue la época en que Oswaldo Payá consiguió la llave de la parroquia de Nueva Gerona, abandonada e inactiva desde algún tiempo atrás, en medio del torbellino marxista-leninista y el acoso a los católicos. Payá comenzó a reunirse con jóvenes católicos en aquel lugar, y fue allí que se le escuchó decir, tal vez por primera vez, que nunca sería comunista, que nunca dejaría de ser católico, y que jamás abandonaría Cuba.

Muchos de nosotros logramos salir de Cuba años después, con las huellas de aquella experiencia a cuestas. —————–Treinta y cuatro años después, Oswaldo ha cumplido su promesa de no convertirse al comunismo, de seguir siendo católico, y de no abandonar Cuba.

Después de conocer su largo historial al frente del Movimiento Cristiano Liberación desde la década de los 80, y de su actual Proyecto Varela, para muchos de nosotros fue un honor conocerlo en las canteras de mármol de Isla de Pinos, un sitio que trasladó al temperamento entonces juvenil de cada uno de nosotros, un poco de su mármol, tal vez para que fuésemos más resistentes ante la horrible realidad política de nuestro país que aun hoy flagela a los cubanos.
Fuente:© CONTACTO Magazine 26 de mayo de 2003

Hace hoy 34 años, el 26 de mayo de 1969, varios miles de jóvenes cubanos fueron concentrados en el Estadio Latinoamericano de La Habana. Supuestamente habían sido reclutados para cumplir su Servicio Militar Obligatorio, de tres años de duración.

En cuestión de horas fueron trasladados a la terminal de trenes de la capital y más tarde partieron sin rumbo conocido hacia el interior de Cuba. La entonces provincia de Las Villas fue su destino final, pero sus familiares no lo sabían. Se les organizó por unidades de aproximadamente 500 hombres. Una de estas unidades partió hasta la región de Vueltas y fue finalmente asentada en dos campamentos, que previamente habían albergado a prisioneros comunes. El lugar con humanos más cercano era un granja llamada Chiqui Gómez, a seis kilómetros de los campamentos. El poblado de Vueltas estaba a unos 20 kilómetros.

Las duras jornadas de supuesto entrenamiento militar sorprendían a los jóvenes porque no había armas. Luego de 45 días, la preparación había concluido y las pruebas de tiro, que darían fe de la capacidad de los chicos para enfrentar “cualquier invasión del imperialismo yanqui”, se hicieron con escopetas de pelets y un viejo M-52. Todos aprobaron, aunque hubiesen fallado los tiros.

En pocos días fueron llevados al aeropuerto militar de Santa Clara y embarcados por avión rumbo a la tristemente célebre Isla de Pinos. Allá, al sur de la costa sur de La Habana, fueron acomodados en el área destinada a la guarnición del antiguo Presidio Modelo, convertido entonces en un museo. Su misión: trabajar de sol a sol en las canteras de mármol de Nueva Gerona. La edad promedio de los jóvenes era de 17 años. Su sueldo: siete pesos mensuales más comida y albergue.

Había estudiantes, seminaristas católicos, santeros, paleros, bautistas, evangelistas, testigos de Jehová, varios asmáticos, dos sordos, un loco, un retrasado mental, un músico y aspirante a tecnólogo llamado Humberto León, un poeta aficionado a la historia, Andrés Cárdenas, un joven de fe católica que más tarde se convertiría en un reconocido activista de derechos humanos, Oswaldo Payá, y un servidor.

En las canteras funcionaba el Combinado Industrial de la Construcción, y allí se mezclaban cemento y arena llevados en carretillas hasta enormes concreteras, se hacían bloques prefabricados de viviendas, se torcían columnas de acero, se soldaban piezas de metal y se analizaban los materiales a usar. A las pocas semanas se abandonó por completo el uniforme militar. En la unidad, que posteriormente se trasladó a unas naves de madera al pie de la cordillera de la Sierra de las Casas, había un solo M-52 que se usaba para las guardias nocturnas -luego no hubo más guardias- y una vieja pistola propiedad del jefe de la unidad. Un día, Napoleón, un joven negro loco se la robó y huyó. Finalmente lo encontraron sin incidentes que lamentar.

Los enfermos -sordos, locos, asmáticos y el retrasado mental- fueron finalmente dados de baja a los pocos meses. Los demás seguimos atados a las canteras, sitio en el que debíamos estar hasta mayo de 1972.

Nuestra unidad, sin duda alguna, funcionaba como un campo de trabajos forzados muy parecida a las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), en las que se habían cometido atrocidades increíbles contra jóvenes cubanos entre 1964 y 1968. La mayoría de las víctimas de las UMAP eran homosexuales, y aquellos verdaderos campos de concentración fueron cerrados en el 68 ante numerosas presiones internacionales.

Sólo que nuestra unidad no tenía alambrada, ni se produjeron ataques de los militares con bayonetas, ni nos obligaron a trabajar de madrugada. Con el cierre de las UMAP, el gobierno cubano no resolvió el problema que lo había llevado a abrirlas: producir un castigo ejemplar a jóvenes descarriados. Aunque entre nosotros había muy pocos homosexuales, sí había jóvenes cuyos padres intentaron sacarlos de Cuba sin éxito en la década de los 60, u otros con fuertes convicciones religiosas. Ninguno de nosotros era candidato natural a convertirse en “el hombre nuevo” que proponía el Che. Y se nos castigó en las canteras de mármol durante tres años, como a delincuentes comunes.

Pero la juventud lo aguanta todo, y todo lo convierte en humor y diversión. Nuestros jefes eran campesinos con cierta preparación militar, pero muy poca. El jefe de la unidad, conocido como Caballo Loco, era apenas sargento de segunda clase. La mayoría de los jefes de compañías no tenían grado alguno.

En una ocasión, uno de los muchachos escuchaba en un radio de baterías el alunizaje del Apollo 11. Uno de los jefes lo sorprendió y le preguntó qué hacía. El joven, sin saber que escuchar aquella transmisión desde el extranjero era algo peligroso, le respondió: “Jefe, los americanos llegaron a la luna”.

Pero el jefe, que aparentemente tampoco sabía que en la Cuba de aquellos días escuchar algo así era propio de contrarrevolucionarios, le respondió:

“¡No comas mierda, muchacho. Tú no sabes lo mentirosos que son los americanos!”

Con mucho trabajo, convencimos al instructor político de que en uno de los albergues vacíos de la unidad, podíamos armar una biblioteca, con libros que cada uno haría traer desde su casa.

Designamos a uno de los reclutas como bibliotecario, y desde entonces cuando el instructor político se dirigía a él, lo llamaba así: “¡Oye, tú, biblioteco!”. Se volvió el hazme reir de los muchachos.

Una vez, el instructor político pronunció un discurso sobre Lenin. Atolondradamente cambiaba y combinaba las épocas arbitrariamente, llegando a decir que “el compañero Lenin venció a las hordas hitlerianas”. Cuando terminó, Humberto León y yo nos acercamos a él y le explicamos que Lenin había muerto en 1924 y que la invasión de Hitler a la Unión Soviética fue durante la Segunda Guerra Mundial, de 1939 a 1945. Nos miró receloso y nos dijo:

“Tá bien. Menos mal que me lo dijeron aquí, aparte, porque si me lo dicen delante de la gente, van presos”.

Todos los días, algún que otro recluta se inventaba una enfermedad para no ir a trabajar, y los argumentos eran formidables. Le decían a los jefes que debían ir al médico porque tenían “una raíz cuadrada en el pie”, o “un logaritmo en la columna vertebral”. Eran pequeñas venganzas, explotando el lado débil de nuestros carceleros disfrazados de jefes militares.

Fue la época en que Oswaldo Payá consiguió la llave de la parroquia de Nueva Gerona, abandonada e inactiva desde algún tiempo atrás, en medio del torbellino marxista-leninista y el acoso a los católicos. Payá comenzó a reunirse con jóvenes católicos en aquel lugar, y fue allí que se le escuchó decir, tal vez por primera vez, que nunca sería comunista, que nunca dejaría de ser católico, y que jamás abandonaría Cuba.

Muchos de nosotros logramos salir de Cuba años después, con las huellas de aquella experiencia a cuestas. Andrés Cárdenas, ahora fisioterapista en Tampa, abandonó Cuba rumbo a España en 1979. Humberto León, que más tarde cumplió una condena de cuatro años de cárcel por escribir “propaganda enemiga”, salió hacia Costa Rica en 1984 y es hoy un programador de BellSouth en Miami. Treinta y cuatro años después, Oswaldo ha cumplido su promesa de no convertirse al comunismo, de seguir siendo católico, y de no abandonar Cuba.

Después de conocer su largo historial al frente del Movimiento Cristiano Liberación desde la década de los 80, y de su actual Proyecto Varela, para muchos de nosotros fue un honor conocerlo en las canteras de mármol de Isla de Pinos, un sitio que trasladó al temperamento entonces juvenil de cada uno de nosotros, un poco de su mármol, tal vez para que fuésemos más resistentes ante la horrible realidad política de nuestro país que aun hoy flagela a los cubanos.
Fuente:© CONTACTO Magazine 26 de mayo de 2003

Comentarios

Comentario de regis iglesias ramirez
Hora: 22 Febrero 2011, 1:46 pm

lancheros
de Regis Iglesias Ramirez, el miércoles, 13 de octubre de 2010 a las 17:04
Cuando estaba en prisión conosi a muchos hombres acusados o sancionados por trafico de personas. En Cuba este delito mayormente se aplica ha individuos que procedentes de Estados Unidos o México conducen lanchas rápidas para trasladar de Cuba a esos países a grupos de personas por las que deben pagar una vez en territorio estadounidense o mexicano sus familiares y amigos 10,000 dolares.
A veces se trata de emigrantes residentes o ciudadanos cubanos en estados unidos que se enrolan en esas expediciones para rescatar a sus familias o en pago a los verdaderos capos del negocio por haber trasladado con anterioridad a esos familiares.
Se han dado casos dramáticos en que han perdido la vida grupos enteros de 30 personas por las malas condiciones climáticas en el golfo de México o el estrecho de la florida. También cuando las lanchas guardacostas cubanas embisten o atacan con fuego de sus ak-47 las lanchas de los traficantes.
Los juicios que se siguen en la isla a los implicados son como todos los juicios en Cuba parcializados y de nada vale la defensa aun cuando los residentes en el exterior tengan que pagar los servicios de un “abogado” en 5000 dolares. Irremediablemente y sin tener en cuenta el grado de implicación en el delito de los encartados las sentencias rondan entre 20 y 30 años de privación de libertad a los acusados. Las lanchas de estos traficantes no son las frágiles “pateras” que se conocen en la Europa mediterránea, son lanchas modernas y con todos los equipos de protección y auxilio posibles, lo que reduce grandemente las perdidas de vida por mal tiempo.
Estoy contra el trafico de personas. Estoy contra este negocio que sobre todo facilita la entrada y salida de los agentes de la policía política del régimen a países donde residen la mayoría de nuestros hermanos exiliados, que son victimas del espionaje que realizan esos sabuesos de la dictadura a quienes los traficantes facilitan la entrada en territorio norteamericano o mexicano, y que al menor contratiempo pueden contar con los mismos traficantes para regresar dónde sus jefes de la Habana.
Muchas de estas personas acusadas y sancionadas de trafico de personas ya en prisión mantienen una actitud miserable de informantes y provocadores al servicio de la seguridad del estado, conocimos a algunos…Otros, lamentablemente la minoría, se unen a la lucha contestataria política y se vinculan a prisioneros políticos como nosotros que les educamos y orientamos dentro del activismo de monitoreo a las violaciones de los derechos humanos tan frecuentes o permanentes en prisión.
Estos pocos valientes que enmiendan sus errores humanos pagan un enorme precio por asumir una conducta honesta y contestataria. Pero el sistema comienza a tratarles como prisioneros políticos ( a algunos, a los chivatos, con toda intención para poder acercarlos a nosotros y que hagan su sucio trabajo), castigándoles por cada acto de desobediencia política de manera mucho mas severa que si se tratara de alguien sancionado por esta causa. Por cierto que soy testigo de que algunos de estos “lancheros”, como son llamados los sancionados por trafico de personas, son mas activos y contestatarios que algunos presos políticos y por supuesto también mas reprimidos
Entre las personas que conocí en prisión que me impresionaron por su valor a la hora de enfrentarse a los abusadores militares de la cárcel en defensa no solo de sus derechos sino de los derechos de todos los reclusos y por su solidaridad sin limites con los presos políticos están los ciudadanos norteamericanos Douglas Moore, quien llevaba al momento de yo salir de prisión dos años consecutivos en el área 47, el tristemente celebre “rectángulo de la muerte” por su rebeldía anti-sistema y Julio Rafael Mesa Fariñas, quien ha realizado varias huelgas de hambre en protesta por el trato brutal que ha recibido y también en solidaridad con los presos políticos. La ultima fue de 12 días que realizo fue como protesta al asesinato a nuestro hermano Orlando Zapata en febrero de este año. Es llamativo lo poco o nada que la sección de intereses de los Estados Unidos de América hace o deja de hacer por estos ciudadanos suyos encarcelados en Cuba. El colmo fue en la visita de junio pasado cuando a Julio Rafael Mesa Fariñas le trajeron unos tenis viejos, unos dulces vencidos en ¡2005! y prensa de 2007¡¿?!…..según Douglas Moore, de los correos que a pedido a sus representantes diplomáticos en la Habana le envíen a su madre en Estados Unidos no han llegado ninguno….
Otro de los lancheros que durante mucho tiempo fue solidario amigo y disidido contestatario contra el régimen es Rolando Garcia Perera, residente en Miami y encarcelado en cuba hace 9 años ya. es un hombre con muchos padecimientos médicos, al igual que julio y Douglas, que incluso fue declarado no compatible con el régimen penitenciario hace algunos años sin que las autoridades cubanas le otorgaran la licencia extra-penal.
Los casos de estos hombres que han pagado una alta cuota por su solidaridad y activismo político dentro de prisión deben ser analizados para que les sea otorgada la libertad ya sea por razones humanitarias, al estar padeciendo graves problemas de salud, o como reconocimiento a la labor política consecuente que han asumido durante todos los años que han pasado en prisión.
Ojala pronto estos hombres también sean puestos en libertad.

Comentario de pirates 4
Hora: 18 Febrero 2011, 6:49 pm

Yo solia decir en Cuba que si el pueblo no era capaz de luchar sus derechos no se los merecia…hoy, fuera de Cuba, veo cuan dificil les es luchar derechos que desconocen.
Esta es mi experiencia, una vez vencido el miedo al regimen, cosa no tan dificil de lograr cuando se tiene,como cristiano, ideales claros de justicia, se da el primer paso…luego la consecuencia entre lo que creo, pienso, digo y hago…y finalmente el activismo consecuente…
Gracias a mi fe en Cristo, a mi amigo Regis, a Oswaldo y al MCL por ayudarme a, incluso viviendo dentro de Cuba, sentirme un hombre libre…

Comentario de roberto ramirez
Hora: 13 Abril 2010, 11:43 am

Para mi fue una experiencia increible , digo esto por que nunca inmagine que un grupo de personas con PAYA a la cabeza tubieran la genial idea de descubrir los que llos mismo [regimen] habian creado , nunca he sentido mas orgullo que poder haber participado en la recogidas de estas firmas en mi natal y querido stgo de cuba , cuna de los MACEOS , QUINTIN BANDERA , LOS FERRER GARCIAS ETC,ETC,fui humillado por el color de mi piel , fui arrestado , chantajeado y por ultimo procesado como que habia engañado a muchas personas , PERO FUI Y SERE DIGNO EN MI FE Y MIS CREENCIAS , LE DIMO A CASTRO UNA LECCION QUE EL SOLO NO PIENSA , QUE HABEMOS HOMBRES DISPUESTOS A SACRIFICARNOS POR EL BIEN DE NUESTRA PATRIA , ESTE EXILIO ME A FORJADO CADA DIA EN CREER POR LO QUE LUCHE Y SEGUIRE HACIENDO HASTA VER NUESTRA QUERIDA PATRIA CUBANA … LIBRE Y DEMOCRATICA , PARA EL BIEN DE TODOS Y PARA TODOS .
VIVA EL PROYECTO VARELA .
PATRIA ES LIBERTAD

Comentario de Paviesk
Hora: 21 Marzo 2010, 5:23 pm

Yo solia decir en Cuba que si el pueblo no era capaz de luchar sus derechos no se los merecia…hoy, fuera de Cuba, veo cuan dificil les es luchar derechos que desconocen.
Esta es mi experiencia, una vez vencido el miedo al regimen, cosa no tan dificil de lograr cuando se tiene,como cristiano, ideales claros de justicia, se da el primer paso…luego la consecuencia entre lo que creo, pienso, digo y hago…y finalmente el activismo consecuente…
Gracias a mi fe en Cristo, a mi amigo Regis, a Oswaldo y al MCL por ayudarme a, incluso viviendo dentro de Cuba, sentirme un hombre libre…
Soy firmante en 1992 del programa transitorio y en 1997 del proyecto Varela del MCL

Comentario de PEDRO CASTELLO MESTRE
Hora: 18 Marzo 2010, 7:10 pm

Compatriotas: sueño con el día en que consigan colocar en la calle los 20 mil cubanos que firmaron el Proyecto Varela.

Aquí en Brasil la gente no lleva muy a serio los paseos de las 30 Damas de Blanco, aunque respetan el gesto.

Comentario de Anderson
Hora: 9 Marzo 2010, 10:06 am

Saludos Oswaldo,le saludamos desde Espana-Europa,para animarle seguir adelante y poder ser paciente que todo llegara a su debido tiempo,de todas maneras les deseamos lo mejor ,sinceramente, Familia Anderson.

Comentario de Cubano-Americano
Hora: 17 Febrero 2010, 6:32 pm

Paya..Resiste,,que nada te asuste,,que nada te espante,,todo se pasa…la nomenklatura sola esta condenada por ser anti-historica,,,esos dinosauros estan dando tiempo para morir en el poder..porque si intentan cambiar ,,,,el pueblo les pasa la cuenta ,,,y,,ellos lo saben!!!..Estamos contigo…

Comentario de Julio A. Hernandez
Hora: 4 Febrero 2010, 5:42 pm

En la crisis de nuestra patria se ha oido mucho comentario de juicio critico salpicado de ironia o desprecio para todos estos valientes que silentemente han hecho historia para recuperar la dignidad de la patria. Leyendo todos estos testimonios que conmueven ,seria una buena contribucion a restablecer los valores de la lucha por la dignidad de nuestro pueblo ,que algun productor de documentales o peliculas recogiera en video profesional estas anecdotas que sirven para demostrar que la lucha por recuperar nuestra identidad ciudadana no es de intereses ,ni de gente indolente y con apatia como se le trata de atribuir al pueblo. Gente sencilla , cubanos de a pie como decimos, que en palabras sencillas narran la grandeza de su amor por la patria. Adelante con algun productor cubano que quiera recoger esta realidad de reclamos ciudadanos !!!.

Comentario de teresa gonzalez
Hora: 6 Enero 2010, 3:16 pm

Este comentario es para Oswaldo Paya.
Vivo orgullosa de estar entre tus amigos. Eres el padrino de confirmacion de mi hijo Ricardo.
Que Dios te bendiga a ti y toda tu familia. Tienes toda mi admiracion y respeto por todo lo que haces por Cuba

Comentario de Joseh
Hora: 1 Enero 2010, 2:01 am

El exilio se quita el sombrero ante todos uds disidentes que, como un derecho inalienable de todo ser vivo, tienen el derecho a expresarse libremente. Los que afortunadamente como yo y mi familia, vivimos en libertad, saboreamos cada dia el derecho a tener una policia que no agrede al inocente, que no espia al ciudadano, y que respeta la libertad de expresion y la propiedad privada. Para mi que fui condenado en Cuba por expresarme en contra de el gobierno, es extremadamente duro ver que la represion continua contra cada uno de ustedes. Vaya mi admiracion y mi mas caluroso abrazo para cada uno de ustedes, los que permiten con su sufrimiento, que todavia nos podamos llamar personas.

Comentario de oscar vega
Hora: 13 Noviembre 2009, 12:11 pm

La anectoda que traigo es : Donde estan las petrocasas que cacarearon que se iban a construir para los trabajadores en Cuba, ja, ja, ja, podriamos preguntarle a lagesito o a felipito.

Escribir comentario.




*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word


*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word