HOJA DE RUTA PARA EL CAMBIO


HOJA DE RUTA PARA EL CAMBIO

en PDF HOJA DE RUTA PARA EL CAMBIO 01

1. Visión

Solo a los cubanos corresponde definir soberanamente su proyecto nacional. Para que los ciudadanos puedan verdaderamente diseñar, decidir y construir su futuro deben antes tener garantizados por ley los derechos a expresarse, asociarse, elegir y viajar; necesarios para poder participar democráticamente en el proceso. En esta Hoja de Ruta los derechos  son camino y fin, pero no exclusivamente. También son necesarios la solidaridad, el respeto al prójimo y la participación de todos para lograr la reconciliación, la justicia, la paz y la libertad plena. De esta forma podremos realizar un verdadero diálogo nacional e iniciar el proceso de cambios legales sin exclusiones, para que el pueblo pueda conservar todo lo positivo que ha creado y cambiar soberanamente aquello que decida cambiar.

Ni el Estado ni el mercado pueden dominar la sociedad, ni estar por encima de las decisiones del pueblo, la libertad y la dignidad de las personas. ¡Libertad y vida!

2. Pasos

  • Cambios en las leyes para que se garanticen la libertad de expresión, de prensa y de asociación, el derecho de los cubanos a establecerse en cualquier parte de nuestro país donde prefieran vivir, el derecho de los cubanos a salir y a entrar libremente de Cuba, el derecho de todos los cubanos a tener negocios y empresas privadas en nuestro país, todos los derechos de los trabajadores, el derecho de los cubanos a elegir y a ser elegidos para los cargos públicos mediante una nueva ley electoral, y el fin de toda discriminación contra los cubanos en su propio país.
  • Lográndose los espacios de participación que se abrirán con estos cambios en las leyes y con el respeto en la práctica de los derechos de los ciudadanos, convocar a un Diálogo Nacional y a elecciones libres para todos los cargos públicos y para una Asamblea Constituyente.

3. Mecanismos para la implementación

3.1. Libertad de expresión

  • Crear una Comisión Nacional integrada por miembros del gobierno y de la oposición democrática y otros componentes de la sociedad civil, incluyendo representantes de los sindicatos, iglesias y fraternidades, que garantice el derecho al acceso, en igualdad de oportunidades, a los medios masivos de difusión de todos los cubanos individualmente, de sus opiniones e ideas, de agrupaciones políticas y cívicas, de iglesias, fraternidades, organizaciones sociales y grupos de ciudadanos.
  • Cambios en el Código Penal y en otras leyes  que correspondan para que se garantice este derecho de manera que ninguna institución estatal, organización o ciudadano pueda violarlo. Despenalización de la libre opinión.
  • Libre acceso a la información nacional y extranjera. Derecho ciudadano a Internet. Prohibición de los mecanismos y acciones de vigilancia, clasificación y represión contra los ciudadanos por expresar sus ideas y creencias.
  • Cese del control, por parte del Partido Comunista y de la Juventud Comunista, en escuelas, centros de trabajo, sindicatos y otras organizaciones sociales.
  • Afirmación pública por parte de las autoridades en todas las instancias, y compromiso de su respeto a la libre expresión y a todos los derechos; y garantías de proteger este derecho ciudadano por parte de las autoridades, así como de tribunales, policías, militares y funcionarios.
  • Promoción del diálogo respetuoso y la tolerancia en todos los ámbitos de la sociedad. Derecho a fundar legalmente medios de difusión privados y sociales. No privatización de los medios masivos de difusión existentes, pues sería ponerlos en manos de una minoría con poder y dinero cuando deben estar al servicio de toda la ciudadanía.

3.2. Libertad de asociación

  • Se deben garantizar  los derechos de libre reunión y asociación de las personas en partidos políticos, movimientos electorales, asociaciones, sociedades económicas, empresas privadas, sindicatos, movimientos de trabajadores, instituciones, organizaciones sociales, ecologistas, profesionales, religiosas y de toda índole para los fines lícitos de la vida. Esto se haría mediante leyes y procedimientos que faciliten su legalización rápida y permitan su funcionamiento con verdadero respeto al pluralismo y la diversidad presente en la sociedad.
  • Facilidades, espacios y ambiente de respeto para que estudiantes, trabajadores, vecinos, campesinos y otros grupos  puedan reunirse y organizarse democráticamente, sin injerencias ni control de terceros.

3.3. Movilidad y derecho a viajar libremente

  • Cese de toda restricción a los cubanos para trasladarse dentro del territorio nacional o establecerse en una provincia diferente a aquella en la que residan.
  • Prohibición de la persecución, maltrato y  deportación a los ciudadanos que ejercen este derecho.
  • Abolición de todas las restricciones, controles y prohibiciones que impiden a los cubanos el ejercicio del derecho universal a viajar libremente desde Cuba hacia otro país y a entrar libremente en Cuba.
  • Eliminación del permiso de salida y de las confiscaciones de viviendas, autos y otros bienes y recursos a ciudadanos que decidan ir a vivir a otro país.
  • Fin de la categoría de «salida definitiva». Todo cubano podrá entrar y salir de Cuba cuando lo desee, manteniendo todos sus derechos ciudadanos, sin más requisito que la presentación de su pasaporte y visa en caso pertinente.
  • Cese de pago en divisa de pasaportes y otros documentos, como certificaciones de notas y títulos de grado, que los cubanos deseen llevar o enviar al extranjero.
  • Todo cubano tendrá derecho a continuar habitando su casa y, nadie podrá desalojarlo, ni despojarlo o privarlo de su propiedad o del inmueble que habita legalmente, ni reclamarle indemnización alguna por concepto de ser su antiguo propietario.
  • Facilitar el libre contacto y encuentro entre los miembros de las familias cubanas y su reunificación voluntaria en nuestro país.

3.4. Contra la discriminación

  • Cese de toda práctica discriminatoria contra los cubanos por sus ideas, filiación política o creencias religiosas.
  • Fin de las restricciones e investigaciones a los cubanos que quieran mudarse a barrios definidos como «zonas congeladas». Cesa esta categoría.
  • Derecho de todos los cubanos al uso e instalación de medios como televisión satelital, internet y otros adelantos tecnológicos.
  • Fin de toda discriminación a los cubanos por su condición de cubanos y de los privilegios a los extranjeros. Se incluye el derecho de los cubanos a fundar y operar sus propias empresas privadas.
  • Reconocimiento de sus derechos ciudadanos a los cubanos que viven en el extranjero, incluyendo el de entrar en Cuba sin restricciones ni límites de tiempo.

3.5. Elecciones libres mediante una nueva ley electoral

  • Una nueva ley electoral que garantice el ejercicio de la soberanía popular, para que todos los electores puedan ser nominados para todos los cargos electivos directamente por los propios ciudadanos, sin comisiones de candidaturas, para que puedan elegir libre y democráticamente a sus representantes para cada cargo entre varios candidatos en cada demarcación.
  • Una nueva Comisión Electoral Nacional integrada por ciudadanos propuestos por el gobierno, la oposición democrática y otros miembros de la sociedad civil. Esta comisión, además de cumplir sus funciones propias, recomendará la fecha de convocatoria a nuevas elecciones en un plazo corto.

4. Instrumentos

Algunos instrumentos efectivos, que pueden ser pacíficamente demandados por el pueblo, son:

  • Realización de un plebiscito. Una fórmula para dar inicio a la transición puede ser presentar al pueblo la siguiente pregunta: «¿Aprueba usted que se convoque a elecciones libres y democráticas, sobre las bases de una nueva ley electoral y un ambiente que permitan que todos los cubanos tengan derecho a ser nominados y elegidos democráticamente, ejerciendo la libertad de expresión y de prensa, y organizándose libremente en partidos políticos y otras organizaciones con total pluralidad? ¿Sí o no?».
  • Cambios en las leyes para garantizar los derechos que solicita el Proyecto Varela, o realización de un referendo para que el pueblo apruebe estos cambios.
  • Cambios en las leyes para garantizar los derechos que solicita el Proyecto Heredia, o realización de un referendo para que el pueblo apruebe estos cambios.
  • Nueva ley de asociación (está redactada una propuesta de ley que próximamente se publicará).
  • Nueva ley electoral (está redactada una propuesta de ley que próximamente se publicará).

Se está organizando el Comité Ciudadano de Reconciliación y Diálogo para impulsar este proceso de cambios pacíficos. Este Comité Ciudadano está formando equipos en toda Cuba y su voluntad es trabajar con amor por un cambio en el ambiente social, por la apertura de mentes y corazones, por el perdón y la solidaridad, promoviendo el diálogo; para superar el odio, el miedo, la intolerancia, las desconfianzas y llegar a la reconciliación dentro del respeto a cada persona a tener sus propias ideas y creencias y a expresarlas. También impulsará la participación ciudadana en esta Hoja de Ruta para, evocando al Apóstol, « fundar de un pueblo nuevo y de sincera democracia».

Movimiento Cristiano Liberación

Cuba, marzo de 2011

La anterior propuesta está abierta al diálogo para mejorarla y enriquecerla. Una visión más amplia de cambios económicos, políticos, jurídicos y estructurales a modo de propuesta de plan de transición la encontrará en el Programa Todos Cubanos (PTC), en www.oswaldopaya.org,  o puede solicitárnosla y se la haremos llegar.

Comentarios

Comentario de Yoan Rodriguez
Hora: 23 Julio 2012, 3:37 am

Cuando Cuba sea un país democrático y sus ciudadanos gocen de la libertad que les pertenece como derecho universal, la historia de la isla será reescrita y el nombre de Oswaldo Payá será conocido por todos los cubanos, como un hombre de ideas sólidas y brillantes que no pudieron ser silenciadas por los covardes que tiemblan ante la verdad.

Comentario de remedios caseros de hemorroides
Hora: 2 Marzo 2012, 1:29 pm

Compatriota Oswaldo Paya Sardiñas.Muchas felicidades para ud y para todos los luchadores por la libertad de Cuba.

Comentario de Pedro Graveran
Hora: 9 Mayo 2011, 3:24 pm

Apoyo este proyecto. libertad para Cuba

Comentario de Pablo A. De Cuba
Hora: 8 Mayo 2011, 8:58 pm

Nuestros saludos y quisiera tener claridad inicialmente en dos aspectos del proyecto para poder seguir adelante en su estudio y si es factible y a su interés, hacerles llegar nuestras consideraciones al respecto para su evaluación.

Nuestras primeras observaciones básicas son las siguientes:

1. Al referirse el proyecto a que “Ni el estado ni el mercado pueden dominar la sociedad, ni estar por encima de las decisiones del pueblo, ni de la libertad y la dignidad de las personas. (…)” deja una apertura de una sociedad sin tipo y sin gobierno hasta ahora no conocida salvo, los vestigios de conocimiento de las agrupaciones del limite pre-histórico de organización humana y refrendados en dos posiciones categórica y totalmente opuestas por la mera razón de su naturaleza y sistémica integrada. En puridad, el Estado se constituye como persona jurídica por ley y actúa por leyes que emanan de sus actos de poder soberano sentados y derivados del acuerdo pactado del pueblo con sus gobernantes “electos” en democracia efectiva como máxima expresión de la soberanía y solamente enmarcada en la existencia del pueblo como suprema y única indiviso expresión soberana. Pensamos y rechazamos de plano la intolerable teoría de que el Estado sea un partido así sea de turno electivo, como en la Constitución cubana aparece y este, a su vez, sea la máxima expresión de soberanía en fin, un partido supranacional y por encima de la voluntad popular. Eso es tiranía sin apotegma de defensa.
Sobre el mercado, no se integra sobre categoría soberana alguna, ni rige voluntad de actos de poder soberano del pueblo sobre el mismo. El mercado es un concepto económico y no jurídico que no admite actos de voluntad popular ya que no emana de legislaciones. Posee leyes propias que los hombres solamente pueden reconocerlas y regular sus efectos o, en sentido contrario como en Cuba, negarlas y dejar que el desastre se produzca. Una sociedad donde impere una economía de mercado no implica necesariamente que este se enmarque como una categoría supranacional o por encima del poder soberano. No existe tal categoría de dominio. Los malos gobiernos son la causa de amparar las desigualdades entre los hombres. Es impensable a estas alturas del desconcierto humano y social del Siglo XXI deteriorarlo aun más con un retorno al periodo cuasi salvaje mercantilista del « laissez faire, laissez passer » en máxima apología al basamento que en su época significó el “dejar hacer, dejar pasar”, elevando al podio de la desigualdad un errada completa libertad en la economía: Libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral sin importar protección humana alguna, y como colofón, mínima intervención de los gobiernos (aunque aun se discute el nivel de intervención económica de los gobiernos), en fin, los albores de un nuevo capitalismo salvaje. Ya hoy es bastante deprimente vivir con las nuevas formas de esclavitud humana y la servidumbre por deudas.
En suma, una subordinación del hombre organizado en sociedad, determinando su voluntad en la expresión soberana de Estado que dicta sus leyes dentro de un sistema regido por una economía de mercado debidamente regulada, no está en contra de un real y efectivo Estado de derecho y una concordia social de actuación humana.
2. El otro elemento es el referido a los “instrumentos efectivos que pueden ser pacíficamente demandados por el pueblo”. Cuando la violencia impera en un pueblo contra sus gobernantes para exigir la voluntad soberana de dictar sus leyes, estamos en una caótica posición de guerra civil o revolución estructural del poder. Si esta solicitud es pacifica y no se acata, es que no existe voluntad soberana en la exigencia legislativa y por lo tanto el pueblo no es el real ente indiviso de expresión soberana ni tampoco existe voluntad política en el Estado de reconocerla. Ante esta dicotomía, solo queda el reconocimiento práctico de una voluntad popular para convertirla en una iniciativa o propuesta legislativa con la recopilación de firmas voluntarias y reales en la población de un Estado para ejercer ese derecho soberano según enmarcaría la ley. Si aun así el soberano gobernante no lo ejerciera, se entendería entonces la vía judicial tanto de fuero interno como internacional.
En suma, toda exigencia soberana es pacifica. Lo contrario no es soberano.

Gracias

Dr. Pablo A. De Cuba
Director/MGR
Justice Vision Foundation, Inc
Miami. Florida. USA

Escribir comentario.




*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word


*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word