Radio Martí. Llegan a 7.300 las firmas para que ONU investigue muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero

RADIO MARTI

“Mientras más personas se sumen a esta petición, terminarán haciéndonos caso. Es un llamamiento de solidaridad con la familias, con el Movimiento Cristiano Liberación y con Oswaldo (Payá) y Harold (Cepero)”, afirmó Carlos Paya, hermano del fallecido opositor, al comentar sobre la recogida de firmas para pedir a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, que investigue la muerte de ambos activistas, ocurrida en el 2012.

Carlos Payá, representante en España del Movimiento Cristiano Liberación, explicó a Radio Martí que la petición dirigida a Bachelet “se hizo de manera formal en noviembre del 2018. En Ginebra, se envió por el conducto reglamentario a la Alta Comisionada y también se le entregó en mano”.
Explicó que, hasta la fecha, “no hemos recibido ningún tipo de contestación. No obstante, la campaña de recogida de firmas ha ido avanzando. Ahora mismo tenemos 7.300 firmas (recogidas en la internet) y un número importante que, por discreción, no puedo dar que se han recogido a mano dentro de Cuba”.

El opositor subrayó que por el bloqueo impuesto por el régimen cubano al acceso a la internet en Cuba, la única manera de recopilar apoyo en la isla es de manera manual.

“Estamos pidiendo justicia, que se averigüe lo que pasó [en la muerte de Payá y Cepero]. Queremos que una institución como las Naciones Unidas investigue”, concluyó.

Los opositores Payá, premio Sájarov 2002 y líder del Movimiento Cristiano Liberación, y Cepero, miembro de la organización, perecieron en condiciones aún no esclarecidas mientras viajaban en un automóvil por el oriente de la isla, el 22 de julio de 2012.

Payá y Cepero se trasladaban en un auto modelo Hyundai, que era conducido por el político español Ángel Carromero, y en el que también se encontraba el ciudadadano sueco Jens Aron Modig, en ese momento presidente de las Juventudes Cristianas Demócratas (KDU).

El automóvil, se afirma, fue embestido por otro carro que lo obligó a salirse de la carretera, tras lo que ocurrió el accidente.

En el 2015, Human Rights Foundation hizo público un informe en el que aseguraba que las pruebas disponibles sobre la tragedia indicaban que había sido un incidente provocado, y criticaba el régimen cubano por impedir la realización de una investigación imparcial de los hechos.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Escribir comentario.





Buscar

Archivo

Temas