La nueva estafa. Por: Minervo Chil (MCL)

Las medidas recientemente anunciadas por el régimen, como ya se ha hecho tradición, en el programa radiotelevisivo La Mesa Redonda, deja claro razones y objetivos existenciales y esenciales. Existenciales, porque de su éxito puede depender la supervivencia económica de la dictadura. Y esenciales porque ratifican la esencia totalitaria del régimen.

El anuncio realizado demuestra que la nueva mentalidad de las renovadas autoridades no es más que la continuidad de las viejas y fracasadas políticas de la anciana nomenclatura que sigue rigiendo el país tras bambalinas.

Ante la evidente disminución de ingresos en moneda fuerte, la oligarquía necesita recaudar la mayor cantidad posible de divisas. Y así como antaño recogieron todo el oro y la plata que tenían los ciudadanos, a cambio de unos bonos popularmente conocidos como chavitos, ahora se disponen a privar a los cubanos de las divisas que puedan tener a cambio de una tarjeta magnética. El mismo despojo, pero más modernizado.

Para poder seguir vendiendo el cambio-fraude ya instalado, el régimen necesita dar una falsa imagen de apertura y mayores beneficios para las personas. Por eso no reconocen derechos sino que solo otorgan limitados permisos, siempre bajo el férreo control absoluto de los monopolios estatales.

La dictadura totalitaria cubana ni ha cambiado ni pretende cambiar. Sólo finge que lo hace.

Escribir comentario.





Buscar

Archivo

Temas