¿Cooperación, o complacencia y complicidad? Por: Minervo Chil (MCL)

La Alta Representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea estuvo en Cuba recientemente. Un poco antes lo había hecho el Presidente del gobierno español. Seguidamente lo hará el Primer Ministro canadiense. Y todo parece indicar que en un futuro próximo lo harán también los Reyes de España.

Llama la atención que mientras estos y otros ilustres representantes de las democracias occidentales se involucran en lo que denominan cooperación con Cuba, al mismo tiempo se desmarcan, critican, condenan y hasta sancionan a las dictaduras de Venezuela y Nicaragua.

Es éticamente inaceptable que la comunidad internacional condene los crímenes de lesa humanidad cometidos por las dictaduras de Venezuela y Nicaragua, y al mismo tiempo calle y silencie los crímenes de Estado y las violaciones a los derechos humanos cometidos diariamente por la dictadura cubana.

Es insostenible e incoherente que se sancionen a los regímenes de Caracas y Managua mientras se promueve la cooperación con el de La Habana. Como si éstos, al igual que el de la ignorada y olvidada Bolivia, no hubieran sido promovidos, auspiciados, asesorados y dirigidos desde Cuba.

Tal parece que para algunos hay dictaduras buenas, con las que se puede confraternizar y tener todo tipo de negocios, y dictaduras malas, que hay que aborrecer y condenar.

Tal parece que para estos ilustres personajes, los cubanos no merecemos llevar una vida digna, ni disfrutar de la libertad y los derechos que ellos tienen en sus países.

Les recordamos que dicha cooperación no se produce con la sociedad cubana, con el pueblo cubano, sino con los representantes de la dictadura totalitaria que por 60 años ha secuestrado todas las instituciones y conculcado todos los derechos a sus ciudadanos. Y que se hace bajo las reglas discriminatorias y excluyentes del régimen totalitario cubano, por lo que se convierten en copartícipes y cómplices del mismo.

La incoherencia y la hipocresía en este actuar, por más que se enmascaren en supuestos acuerdos de cooperación y se justifiquen con los falsos cambios promovidos por el régimen, sólo llevan a la complacencia y la complicidad con el cambio-fraude promovido por la dictadura totalitaria cubana.

Escribir comentario.





Buscar

Archivo

Temas