ALGORITMO: “La esclavitud tiene muchas madres II” Por Regis Iglesias, portavoz MCL

403076_225193440946376_1872093980_n

ALGORITMO: “La esclavitud tiene muchas madres II”

Durante 57 años de República los cubanos solo padecimos dos periodos dictatoriales de 11 años, entre 1928-33 y 1952-59. Luego, los cubanos sufrimos y hemos luchado por 58 años contra la dictadura familiar de los hermanos Fidel y Raúl Castro, la más longeva conocida por el hemisferio occidental en su historia.

¿Por qué Cuba aun no es un país libre donde sus ciudadanos pueden decidir el gobierno del país, no pueden emprender iniciativas económicas que le permitan competir a nivel internacional y hacer prosperar la enferma economía de la isla?, ¿Por qué aún estamos sometidos a una dictadura que se hace llamar revolución, pero ha sumido en la miseria y ahogado en sangre por más de medio siglo a los cubanos?Para empezar la burguesía de la isla dio todo su apoyo a Fidel Castro, uno de los suyos que venía a “librarles” de Fulgencio Batista, el mestizo hecho a sí mismo que les impuso su autoridad mientras pactaba con los comunistas y se apoyaba en las botas de unos militares que no tenían el lustre de las antiguas familias fundadoras de la República

precisamente porque en 1933, cuando se barrió la dictadura del General Gerardo Machado, también fueron eliminadas aquellas diferencias clasistas del ejército nacional por el propio Batista, quien de sargento taquígrafo se vio convertido en General por nombramiento de un entusiasta anti machadista de la Pentarquía que asumió con temporalidad el poder luego de la huida del viejo caudillo independentista.

Hay que contar también con la confluencia de intereses entre un “mesías” que quería mandar a los cubanos, como manda un sátrapa árabe su tribu, y el interés de la potencia militar comunista rusa por mantener una punta de lanza a solo 90 millas de Estados Unidos y muy cerca de toda su costa este, a la que llegó amenazar con armas nucleares emplazadas con el beneplácito de Fidel Castro en suelo cubano.

Esta influencia de la Unión Soviética solo comenzó a declinar en la década del 80, cuando inicio la Glasnot y la Perestroikade Mijail Gorbachov y el viejo comandante dictador vio con reserva aquello de tender la ropa interior propia al aire libre y a los ojos de todos.

Pero mientras, ya el régimen de los hermanos Castro alcanzaba las tres décadas de opresión sobre los cubanos, que le habían combatido por seis años con guerrillas en las montañas de la isla aislados y sin más apoyo que una fracasada invasión de exiliados que fueron abandonados por John F. Kennedy luego de entrenarles y armarles. También el incipiente movimiento de derechos humanos y grupos opositores pacíficos, deudores de un presidio político que había resistido y denunciado los crímenes perpetrados por el régimen durante esos oscuros años en los que nadie escucho y comenzaron por aquella década en que el mundo comenzaba a cambiar aparentemente, con su trabajo cívico en medio de una feroz represión a alzar la voz dentro de la isla.

Hay que contar también con la confluencia de intereses entre un “mesías” que quería mandar a los cubanos, como manda un sátrapa árabe su tribu, y el interés de la potencia militar comunista rusa por mantener una punta de lanza a solo 90 millas de Estados Unidos y muy cerca de toda su costa este, a la que llegó amenazar con armas nucleares emplazadas con el beneplácito de Fidel Castro en suelo cubano.

Pero España y tras ella Europa y algunas democracias vinieron al rescate de la dictadura cuando colapsó la cortina de hierro y el imperio soviético mantenedor.

El filón de un país devastado por la tiranía que tanto en lo económico, lo social como en lo político sumió a nuestro país en la miseria y el subdesarrollo mientras fomentaba guerrillas en todo el continente latinoamericano, y mantenía ejércitos en África, pesó más y desde el norte, la administración demócrata de Clinton suavizaba las sanciones económicas pese a firmar leyes, muy a su pesar, en otra dirección después del éxodo de miles de cubanos que fueron acogidos en Estados Unidos y el derribo en aguas internacionales, con misiles disparados desde aviones de combate de la fuerza aérea del régimen, de dos avionetas de Hermanos al Rescate, la organización que durante años sobre volaba las peligrosas aguas entre Florida y la Habana intentando localizar y rescatar cubanos que escapaban de su país en busca de libertad y prosperidad.

Quienes reclaman por el aparente desgano de los cubanos respecto a su libertad deben saber que, desde el propio inicio de la tiranía, cuando la mayoría dentro y fuera de la isla miraban aquella revolución con esperanza, muchos se rebelaron y pagaron un alto precio por su deseo de libertad.

Nuestro principal problema no ha sido el propio fatalismo geográfico insular, no ha sido siquiera el haber sido centro de la disputa entre potencias en medio de la guerra fría o la avaricia de los comerciantes que de nuestra miseria han intentado sacar redito siendo cómplices de nuestra esclavitud

El principal problema de Cuba ha sido que aun desde los poderes mundiales se continúa determinando según sus intereses que esfuerzos libertarios o no tan libertarios de los cubanos apoyar y cuáles no.

Escribir comentario.





Buscar

Archivo

Temas