El verdadero problema de Cuba. Por Minervo Chil Siret. MCL

EL VERDADERO PROBLEMA DE CUBA
El problema de Cuba no es solamente que haya restricciones a los pequeños negocios o que no se otorguen más permisos. El problema es la falta de libertad empresarial y la ausencia de derechos económicos para los cubanos.
El problema de Cuba no es solamente la dualidad monetaria o que no haya correspondencia entre los ingresos del pueblo trabajador y los precios de los bienes y servicios que se les ofrecen, ni que el régimen se adueñe de la mayor parte del salario de quienes laboran en empresas mixtas dentro de Cuba, o de quienes brindan sus habilidades y servicios en el exterior como parte de convenios oficiales. El problema es que no se reconoce el derecho a un nivel de vida adecuado y a un salario digno, ni la esclavitud y servidumbre a las que está sometido el pueblo cubano.
El problema de Cuba no es solamente que haya restricciones al acceso a la Internet o a medios de información independientes del gobierno. El problema es que no se reconoce el derecho a la libertad de opinión y de expresión de todos los cubanos.
El problema de Cuba no es solamente que no se permita que médicos, deportistas y otros profesionales que abandonaron misiones o delegaciones oficiales, visiten a sus familiares en Cuba, ni que a otros cubanos se les impida regresar porque son considerados enemigos del régimen. El problema es que no se reconoce el derecho de todos los cubanos a salir del país y a regresar.
El problema de Cuba no es solamente que se le exija a los cubanos que residen en el exterior y han adquirido otra nacionalidad, su pasaporte cubano para entrar a Cuba, pero una vez en la Isla, se les trate como a extranjeros. El problema es que no se reconoce la igualdad de todos los cubanos ante la ley ni la protección contra toda forma de discriminación.
El problema de Cuba no es solamente que no le concedan libertad condicional o licencia extrapenal a los presos de conciencia. El problema es que no se reconoce la libertad, la dignidad y todos los derechos a todos los cubanos, ni que nadie debe ser arbitrariamente detenido, encarcelado ni desterrado.
El problema de Cuba no es solamente que haya un sistema unipartidista. El problema es que no se reconoce el derecho de todos los cubanos a la libertad de pensamiento y de conciencia, ni a la libertad de reunión y asociación pacíficas.
El problema de Cuba no es solamente que no se permita a los cubanos que residen en el exterior ejercer el voto, o que parte de los cubanos no se identifiquen con los candidatos “nominados”, o que no se permita el acceso de algunos ciudadanos al conteo de votos en los procesos “electorales” existentes. El problema es que no se reconoce el derecho de todos los cubanos a elegir y a ser elegidos a todos los cargos públicos sujetos a elección popular, ni se reconoce la ausencia de auténticas elecciones donde los ciudadanos puedan verdaderamente escoger entre varias alternativas diferentes, la de su preferencia.
El problema de Cuba no es solamente que un país o un grupo de países decida no tener relaciones comerciales o diplomáticas con el régimen. El problema es que no se reconoce la responsabilidad de las autoridades cubanas en la ausencia de un sistema democrático y de un estado de derecho.
El único y verdadero problema de Cuba es la ausencia total de libertad y de derechos para todos los cuban
Screenshot_20171210-074709
El problema de Cuba no es solamente que haya restricciones a los pequeños negocios o que no se otorguen más permisos. El problema es la falta de libertad empresarial y la ausencia de derechos económicos para los cubanos.
El problema de Cuba no es solamente la dualidad monetaria o que no haya correspondencia entre los ingresos del pueblo trabajador y los precios de los bienes y servicios que se les ofrecen, ni que el régimen se adueñe de la mayor parte del salario de quienes laboran en empresas mixtas dentro de Cuba, o de quienes brindan sus habilidades y servicios en el exterior como parte de convenios oficiales. El problema es que no se reconoce el derecho a un nivel de vida adecuado y a un salario digno, ni la esclavitud y servidumbre a las que está sometido el pueblo cubano.
El problema de Cuba no es solamente que haya restricciones al acceso a la Internet o a medios de información independientes del gobierno. El problema es que no se reconoce el derecho a la libertad de opinión y de expresión de todos los cubanos.
El problema de Cuba no es solamente que no se permita que médicos, deportistas y otros profesionales que abandonaron misiones o delegaciones oficiales, visiten a sus familiares en Cuba, ni que a otros cubanos se les impida regresar porque son considerados enemigos del régimen. El problema es que no se reconoce el derecho de todos los cubanos a salir del país y a regresar.
El problema de Cuba no es solamente que se le exija a los cubanos que residen en el exterior y han adquirido otra nacionalidad, su pasaporte cubano para entrar a Cuba, pero una vez en la Isla, se les trate como a extranjeros. El problema es que no se reconoce la igualdad de todos los cubanos ante la ley ni la protección contra toda forma de discriminación.
El problema de Cuba no es solamente que no le concedan libertad condicional o licencia extrapenal a los presos de conciencia. El problema es que no se reconoce la libertad, la dignidad y todos los derechos a todos los cubanos, ni que nadie debe ser arbitrariamente detenido, encarcelado ni desterrado.
El problema de Cuba no es solamente que haya un sistema unipartidista. El problema es que no se reconoce el derecho de todos los cubanos a la libertad de pensamiento y de conciencia, ni a la libertad de reunión y asociación pacíficas.
El problema de Cuba no es solamente que no se permita a los cubanos que residen en el exterior ejercer el voto, o que parte de los cubanos no se identifiquen con los candidatos “nominados”, o que no se permita el acceso de algunos ciudadanos al conteo de votos en los procesos “electorales” existentes. El problema es que no se reconoce el derecho de todos los cubanos a elegir y a ser elegidos a todos los cargos públicos sujetos a elección popular, ni se reconoce la ausencia de auténticas elecciones donde los ciudadanos puedan verdaderamente escoger entre varias alternativas diferentes, la de su preferencia.
El problema de Cuba no es solamente que un país o un grupo de países decida no tener relaciones comerciales o diplomáticas con el régimen. El problema es que no se reconoce la responsabilidad de las autoridades cubanas en la ausencia de un sistema democrático y de un estado de derecho.
El único y verdadero problema de Cuba es la ausencia total de libertad y de derechos para todos los cubanos.
Minervo Chil Siret. Miembro del Secretariado Ejecutivo del Movimiento Cristiano Liberación

Escribir comentario.




*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word


*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word

Buscar

Archivo

Temas