“Lo mataron, Regis, mataron a mi papá…” por Regis Iglesias, portavoz MCL

rosa-maria-paya-una-dama-ny-L-TJJqm6

https://www.facebook.com/kasmontevideo/photos/a.582995725106923.1073741828.582968171776345/709968829076278/?type=1&theater

Oswaldo Payá nunca fue un disidente. El líder del Movimiento Cristiano Liberación desde muy joven vivió en carne propia uno de los intentos de descristianización más violentos y dramáticos en el hemisferio occidental, quizás solo superado por la Revolución mexicana a inicios de siglo XX. Sufrió de niño el cierre del colegio católico donde asistía junto a sus hermanos mayores, fue testigo de cómo se cerraban conventos, se expulsaban órdenes religiosas enteras, sacerdotes y religiosas, se prohibía la celebración de las Navidades y otras conmemoraciones católicas, y la libertad de empresa, la de expresión poco a poco desaparecían. Oswaldo nunca fue un disidente, siempre fue un opositor vertical a la tiranía comunista en Cuba. En 1969, con 18 años, le enviaron por tres años a campamentos de trabajo forzado por liderar una manifestación con jóvenes de su centro de estudios opuestos a la invasión soviética a Checoslovaquia.

Organizó en 1986, junto a un grupo de laicos militantes, la Peña del Pensamiento Cubano en la parroquia del Cerro. Ellos editaban la hoja semanal Pueblo de Dios, uno de los primeros medios independientes y contrarios al régimen, en 1987. Fundó el Movimiento Cristiano Liberación (MCL) un año más tarde. El mensaje de reconciliación, la propuesta de diálogo inclusivo y sobre todo la participación popular para comenzar a transitar el angosto camino luego de muchos años de tiranía, sería novedoso en adelante y un ideal que muchos cubanos abrazarían sinceramente. Entre 1990 y 2012 Oswaldo fue gestor de iniciativas de acción ciudadana y de unidad en la diversidad, como el Diálogo Nacional, el Programa Transitorio, el Foro Cubano, Todos Unidos, el Proyecto Varela, la Ley de Reencuentro Nacional y El Camino del Pueblo. Todos encaminados al rescate de la soberanía popular, llamando a todos los cubanos a ser actores y no espectadores de ese cambio.

La noche del 22 y la madrugada del 23 de julio de 2012 fueron infinitas, terribles. Aquél domingo en Cuba, dos jóvenes del Partido Demócrata Cristiano sueco y del Partido Popular español que visitaban a nuestros compañeros del MCL habían salido rumbo al oriente de la isla junto a Oswaldo y Harold Cepero, joven brillante, carismático, generoso y humilde. Me había tocado llamar a Cuba ante la preocupante noticia de que el automóvil en que viajaban había sido seguido y sacado de la carretera por fuerzas paramilitares. La poca información era desesperante para todos nosotros lejos de Cuba. No podíamos creer que el odio desatara su mortal furia contra nuestros hermanos. Pero lo peor nos fue confirmado. Del otro lado del auricular la voz de Rosa María, hija de Oswaldo, me estremeció: “Llamé al teléfono móvil de mi papá y una oficial me respondió que el dueño de ese teléfono había fallecido en un accidente… Lo mataron, Regis, mataron a mi papá”.

Han transcurrido dos años y aquellas palabras, aquellos hechos y la angustia aún permanecen recientes en nuestra memoria, en nuestro corazón. Pero el legado de Oswaldo Payá no ha muerto, no lo han podido asesinar. Se ha multiplicado en cada rincón de la geografía nacional. El MCL sigue vivo porque Oswaldo y Harold nos acompañan siempre. Acompañan a esos héroes que dentro de la isla continúan trabajando con mucho valor y serenidad por la libertad y los derechos de los cubanos. Oswaldo y Harold viven en Eduardo, Cardet, Armando Peña, Luis Manuel Rodríguez, Juan Felipe Medina y muchos líderes y activistas del Movimiento Cristiano Liberación que son macheteados, arrestados, golpeados, detenidos, segregados. Viven en el espíritu de unidad en la diversidad y el trabajo coherente de los promotores de El Camino del Pueblo. Ellos son nuestra referencia. Oswaldo y Harold viven en todos nosotros. ¡Conocer la verdad nos hará libres!

Regis Iglesias | @maverick18mcl |
Portavoz del Movimiento Cristiano Liberación

Comentarios

Pingback de Boletín especial MCL II Aniversario muertes de Harold Cepero y Oswaldo Payá | Movimiento Cristiano Liberación
Hora: 30 Julio 2014, 9:27 am

[...] 18-“Lo mataron, Regis, mataron a mi papá…” por Regis Iglesias, portavoz MCL [...]

Escribir comentario.





Buscar

Archivo

Temas