Mensaje del Movimiento Cristiano Liberación leído ante la tumba de Oswaldo Payá, en La Habana

misa  cementerio colon

para ver video, click en foto o ir a https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=6EShX4NDwiQ#at=239

Hoy es un día de especial conmemoración para muchos cubanos y para una multitud de hombres y mujeres que alrededor del mundo ya nunca verán pasar sin más, un 22 de Julio. Dos familias, un Movimiento, una Iglesia, una Patria y muchos amigos de todas partes revisten hoy de tributo su permanente dolor, para homenajear y agradecer a dos vidas que amaron y se entregaron hasta el extremo. Padre e hijo, esposo y novio, fundador y líder, hermanos, amigos, trabajadores, intelectuales, políticos, demócratas, profetas, pacifistas, cristianos, sencillos y alegres como niños, eso y cuanto más recordamos hoy con mezcla de tristeza y efusión pascual.

Oswaldo y Harold son camino de liberación y esperanza para Cuba, referente y desafío gozoso para cada cubano de buena voluntad. Hoy nos están convocando la verdad, la justicia y la fraternidad, para que más allá de nuestras propias miserias marchemos todos por este sendero. A un año de su muerte, nos sentimos llamados a la meditación sobre la  esencia de su vida y su martirio, que se sitúa en la intríngulis del presente y el futuro de nuestra nación.

¨Estos son momentos de peligros y esperanzas para Cuba. La falta de libertad y derechos mantiene sumergido al pueblo en grandes desventajas. El Gobierno complica la situación porque se niega a la apertura democrática y mientras los cubanos quieren cambios verdaderos y transparencia, se les impone el fraude.¨ El núcleo del actual proceso de reformas emprendido por el Gobierno es continuar negando los derechos a los ciudadanos; sustituir la anhelada aurora democrática real por la continuidad del totalitarismo; negar la existencia de la oposición y de la sociedad civil independiente, presentándose como único actor de las transformaciones que el país necesita; sustituir el Diálogo Nacional que estamos promoviendo, por negociaciones en las alturas, excluyente, elitista y sin transparencia; rebajar la dignidad de los cubanos propagando la injuria de que no quieren ni están preparados para ejercer los derechos civiles y políticos, sino que solo aspiran a mejorar económicamente, cuales esclavos que en lugar de exigir su libertad, se contentan con mejoras de sus condiciones de encierro; expandir y consolidar su régimen de privilegios en lugar de construir un auténtico Estado de derecho; y cubrir la insaciable parquedad de legitimidad, dinero y tiempo de toda dictadura en decadencia.

El actual sistema ha fracasado estrepitosamente, dejando, además de una estela de ruinas, divisiones y sufrimientos, signos inequívocos en nuestra realidad de una combinación fatal de capitalismo salvaje y socialismo real  impuestos desde el poder totalitario.  ¨Insistir en perpetuar este orden, llámese como se llame, es seguir crucificando al pueblo entre dos ladrones: capitalismo y comunismo.¨ ¨Las dictaduras no tienen color político, no son de derecha ni de izquierda, son solo dictaduras.¨ Con profunda aflicción miramos los signos degenerativos de la destrucción de la persona, el deterioro o pérdida total de valores humanos, éticos, morales, cívicos y religiosos; la falta de educación, cultura y civilidad; el crecimiento de la violencia y la marginalidad; actitudes que matan la vida, irracionales y absurdas, fruto de la ignorancia, la frustración y la miseria. Contemplamos con amargura una población en fuga, que huye en estampida, en indetenible éxodo interno y externo. Mientras los dueños de nuestra isla cubren con un manto de silencio todos los males que nos carcomen durante décadas, y cuando señalan alguno, es como si otorgasen un permiso para reconocer su existencia, y para arrojar cínicamente su responsabilidad sobre las espaldas de las víctimas, en lugar de asumir sus propias culpas. Después de 54 años y con una interminable herencia de atraso, subdesarrollo y calamidades, es una burla quijotesca y grosera al pueblo de Cuba, venir a prometerle a estas alturas de su historia, más socialismo, ahora próspero y sostenible. Nos preguntamos ¿cuál era la versión anterior? ¿Qué supuestamente estuvimos construyendo hasta el día de hoy? ¨Cada vez se demuestra más que el bienestar y el progreso en materia económica y social son fruto del ejercicio de los derechos. De igual manera una democracia no es verdadera o no es completa si no es capaz de iniciar y sostener un proceso de elevación de la calidad de vida de todas las personas.¨

Todavía algunos cómplices de esta maniobra engañosa piden un voto de confianza para este régimen, y nos acusan de no reconocer los supuestos cambios. ¿Cuántos votos más necesitan para cambiar la esencia opresiva y antidemocrática de este sistema? No rechazamos los cambios, lo que rechazamos es la falta de transparencia, la trampa y la estafa. Lo que necesita la sociedad cubana es el voto democrático para el pueblo, la confianza y los derechos para las personas en un ambiente de seguridad, respeto al pluralismo y a las minorías, inclusión, tolerancia y no discriminación. ¨El centro de estos cambios, no puede ser el partido único excluyente, sino todos los cubanos como ciudadanos libres, en un proceso democrático y pluralista con espíritu fraterno y de reconciliación, pero con todos los derechos garantizados, superando la cultura del miedo impuesta con sus atributos de represión y simulación.¨ El verdadero espacio de cada ciudadano no es el Partido Comunista ni el actual Parlamento, sino realizar elecciones libres y el diálogo nacional entre todos los cubanos. ¨Con todos, sin clasificarlos más como revolucionarios o no revolucionarios, como comunistas o de otra ideología, como creyentes o no creyentes, como los de dentro y los de fuera. Que nadie enfrente más a Cuba contra Cuba y a cubano contra cubano, convirtiendo a unos en vigilantes, perseguidores y represores de los otros. Basta ya. La causa de los derechos humanos es una sola, como una sola es la humanidad.¨

¨En los corazones de los hijos de esta tierra, de todas las edades y de todas las experiencias y posiciones políticas, vivan dentro o fuera de Cuba, vibra, el deseo sincero de reencuentro entre hermanos, de reconciliación y de liberación de todo lo que nos oprime y divide. Seguir negando los cambios es cerrar a los jóvenes las puertas del futuro, es aumentar el daño humano  dejando indefensos a los cubanos y así, una vez más, el pueblo queda marginado mientras unos pocos lo deciden todo en el país y otros esperan para repartírselo.¨ ¨Que reflexionen los que han tenido grandes privilegios y han vivido como ricos en medio de un pueblo pobre. ¡Vamos hombres del poder! Para ustedes hay un lugar en el pueblo si bajan de las tribunas, y eso es mejor que el poder.¨

¨Pero mientras los propios trabajadores y muchos otros ciudadanos levanten sus manos para aprobar aquello que les oprime, seguiremos viviendo sin derechos. Como parte del pueblo que somos, llamamos, con mucho amor, la atención en lo siguiente: los niños se confunden y el mundo también se confunde y se asombra mirando como tantos cubanos simulan conformidad y hasta complacencia cuando se sabe que viven con una insatisfacción permanente.¨ Esto es perverso y pervertidor. ¨Si queremos una vida digna para nosotros y nuestros hijos, los cubanos debemos descubrir que sí tenemos la capacidad espiritual para liberarnos y superar la cultura de la mentira y del miedo.¨

Una respuesta del movimiento democrático cubano, suscrita por más de 70 organizaciones y 1200 líderes y activistas dentro y fuera de Cuba se encuentra en el Camino del Pueblo. Este documento recoge reclamos básicos que miembros de la oposición y la disidencia coinciden en exigir, a través de diversas estrategias y proyectos, y con diferentes estilos. ¨Somos un grupo de cubanos y cubanas que durante décadas hemos proclamado el derecho de los cubanos a los derechos¨, y si en algo estamos muy unidos es en el amor a Cuba y en el objetivo de lograr la libertad, la reconciliación, la paz y la democracia real para que el pueblo pueda ejercer su soberanía y decidir sobre los cambios y su futuro. Sin embargo, quienes participan y trabajan en el Camino del Pueblo y las iniciativas legales que promovemos, como el Proyecto Varela, el Proyecto Heredia y la demanda de Plebiscito, sufrimos el acoso permanente de los cuerpos represivos, como también son detenidos arbitrariamente, amenazados y maltratados muchos periodistas independientes, blogueros, opositores políticos y activistas prodemocráticos a lo largo y ancho de la Isla.

Los fanáticos no entienden que a quien tiene una conciencia limpia y libre no pueden callársela, ni comprársela, porque esa conciencia es la voz de Dios. Por eso hoy no tenemos a Oswaldo y a Harold entre nosotros. Sus vidas nos recuerdan que la verdad no necesita defensores, sino testigos que se dejen matar por ella. Por eso la verdad sobre sus muertes se hace imprescindible, por justicia, como presupuesto para la reconciliación, pero también como un llamado de atención; porque espanta el hecho de que un hombre represente una amenaza para la integridad física de otro hombre. Toda violencia es bárbara, ninguna violencia es jamás necesaria, menos aun cuando se usa el golpe o la espada contra quien solo ha alzado su voz. Por eso continuamos haciendo esfuerzos y pidiendo apoyo a todas las instituciones y personas que puedan ayudar para realizar una investigación internacional sobre el probable asesinato de nuestros dos hermanos. Por nuestra gente, por cada uno de nosotros y por la seguridad de toda una nación, el mensaje de la Comunidad Internacional a quienes tienen el poder en Cuba también debe ser: Basta de Impunidad.

¨Lo sabemos: los fusiles se enterrarán boca abajo, las palabras de odio se desvanecerán en el corazón sin llegar a los labios, saldremos a la calle y todos veremos en el otro a un hermano, miraremos al futuro con la paz del que sabe que perdonó y ha sido perdonado. Que no haya sangre que limpiar ni muertos que sepultar, la sombra del miedo y la catástrofe dará pasó a la luz reconciliadora; y Cuba renacerá en cada corazón, en un milagro de amor hecho por Dios y nosotros.¨

Hoy, con un corazón rebozado de gratitud y admiración hacia Oswaldo y Harold, y con renovado aliento, volvemos a dirigirnos a nuestro pueblo con las mismas palabras que nuestro Fundador lo hiciera en su Mensaje de Navidad del año 1990: ¨¡Cubanos! Que no muera esta esperanza. Nosotros creemos que es posible y trabajamos y luchamos con toda el alma, para hacer posible esto que muchos llaman utopía y por lo que, si es preciso, daremos nuestras vidas sin reclamar la vida ajena.¨

¡LIBERTAD y VIDA!

Movimiento Cristiano Liberación

La Habana, 22 de Julio de 2013

Nota: Todas las citas entre comillas fueron tomadas de diferentes documentos redactados por Oswaldo J. Paya Sardinas.

Comentarios

Pingback de BOLETÍN ESPECIAL DEL MOVIMIENTO CRISTIANO LIBERACIÓN PRIMER ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE OSWALDO PAYA Y HAROLD CEPERO | Movimiento Cristiano Liberación
Hora: 29 Julio 2013, 12:39 pm

[...] la dignidad de los cubanos propagando la injuria de que no quieren ni están preparados para ejercer los derechos civiles y políticos, sino que solo aspiran a mejorar económicamente, cuales esclavos [...]

Comentario de Carlos Muñiz
Hora: 28 Julio 2013, 12:47 am

Quiero a Cuba Libre, basta de opresion

Escribir comentario.





Buscar

Archivo

Temas