LAS PROVOCACIONES, MENTIRAS Y OFENSAS DE LOS EDITORES DEL ESPACIO LAICAL (En respuesta del MCL a los ataques de los editorialistas de Espacio Laical contra la oposición democrática cubana.)

LAS PROVOCACIONES, MENTIRAS Y OFENSAS DE LOS EDITORES DEL ESPACIO LAICAL
En respuesta del MCL a los ataques de los editorialistas de Espacio Laical contra la oposición democrática cubana.
El día 16 de Mayo emitimos una declaración con el título “La Unica Opción del Pueblo es la Libertad”. En respuesta a esa declaración la Revista Espacio Laical ha publicado un editorial en el que sus redactores enuncian, entre otras, las siguientes ideas:
1-Esta gestión del Cardenal Ortega nunca ha representado una aceptación a-crítica de lo mal hecho por las partes del espectro nacional. Unas veces en público y otras en privado, ha cuestionado el quehacer político opositor dentro y fuera de Cuba, que suele caracterizarse por criticar, condenar e intentar aniquilar, sin proyectos claros y universales para el destino de la nación.
2- Desde su amor indiscutible a Cuba libre y soberana, la Iglesia no puede comulgar con proyectos monitoreados y acoplados, en muchos casos, a agendas dictadas desde fuera de la Isla y sin un distanciamiento crítico claro sobre las medidas de bloqueo contra nuestra Patria.
3. No obstante, el Cardenal y muchos otros cubanos, dentro y fuera de la Iglesia siempre han vislumbrado que la solución definitiva para Cuba pasará por una metodología política signada por el encuentro, el diálogo y el consenso. Pero esto no es aceptado por muchos que, cargados ~de odio, de prejuicios y en algunos casos hasta de escasísima inteligencia política, prefieren derrocar al actual Gobierno y conseguir un triunfo que nuevamente excluya a los adversarios. Este tipo de victoria, por supuesto, podría conducirnos hacia un cambio político y económico, pero no hacia el necesario equilibrio nacional de inspiración martiana, en tanto muchas veces sus promotores parecen empecinados en excluir a todos aquellos que de alguna manera apoyan o han apoyado a la dirigencia de la Revolución. Dicha pretensión podría cincelar nuevos mecanismos electorales, que tal ~vez satisfagan a ciertos sectores políticos, pero serían reglas deficitarias de un verdadero contenido democrático y reconciliador.
Con estas expresiones; manifiestan toda una doctrina mentirosa de la descalificación que deforma la realidad. Con la conocida petulancia con que desprecian desde la inteligencia hasta la buena voluntad de los otros, niegan escandalosamente la existencia de iniciativas de diálogo sin exclusiones, que durante décadas hemos impulsado bajo la represión. Hemos soportado en silencio una guerra sistemática  e implacable de parte de elementos desde la Iglesia como los que se manifiestan en este Editorial de Espacio Laical. Todos en la Iglesia conocen esta persecución y esa guerra que hemos soportado. Lean todos como acusan a la oposición de querer excluir los que han participado en la revolución y nos atribuyen la intención de aniquilar. ¿Qué es eso? ¿Un llamado para que el régimen nos aniquile a nosotros?  No le tememos.
Apelamos a todos los obispos cubanos porque consideramos injusto y escandaloso, que se emitan, a nombre de la Iglesia, esas expresiones empapadas de protagonismo, desprecio a otros y vanidad excluyente para descalificar a todo el movimiento cívico cubano, que tanto ha luchado y sufrido por impulsar el diálogo, los derechos y la democracia y a quienes este editorial trata como rivales. Es una dañina confusión de planos. ¿Además de descalificar y perseguir la oposición, que pretenden? ¿Suplantarla?
Con las anteriores afirmaciones, ese editorial de Espacio Laical insulta a la oposición, la calumnia y la acusa en los mismos términos injuriosos que emplean el Gobierno y la Seguridad del Estado. Son los mismos falsos argumentos con que los fiscales y tribunales del régimen han condenado a muchos cubanos disidentes a altas penas de prisión, en condiciones crueles e inhumanas, tal como hicieron con los 75.
Los que redactan dicho editorial son los mismos que están pidiendo el voto de confianza para el gobierno de Raúl Castro y al acusar a la oposición, aunque sea con mentiras, actúan como clásicos delatores. Respondemos con justeza a la gravedad de sus acusaciones calumniosas contra nosotros los opositores.
Al afirmar que la oposición no tiene proyectos claros y universales, mienten y niegan la riqueza de proyectos y propuestas de solución pacífica para la compleja realidad de Cuba, que sostiene la oposición dentro y fuera del País. El Proyecto Varela no pretende aniquilar a nadie, sino defender los derechos para todos los cubanos sin exclusiones, la soberanía popular y la reconciliación. El Proyecto Varela, más que una propuesta opositora es una demanda muy clara y universal apoyada por decenas de miles de cubanos.
Por otra parte, hablar a nombre de la Iglesia en esos términos acusatorios y ofensivos, es una provocación que pretende enfrentar, artificialmente, la oposición y la iglesia. Sabemos que esas no son las actitudes, ni las palabras de la Iglesia, sino posiciones políticas de algunos que dominan medios de prensa de la Iglesia, algo que continúa generando confusión. En definitiva, lo que no menciona ese editorial es que es la actitud del Gobierno la que está condenando al pueblo a  vivir sin libertad y sin derechos. Esa es la esencia del problema.
Nuestro pueblo desea y necesita cambios políticos y en todos los órdenes y busca caminos pacíficos para realizarlos. Muchos miembros de la oposición democrática dentro y fuera de Cuba estamos impulsando una solución pacífica con la propuesta, El Camino del Pueblo, una hoja de ruta para el cambio. No permitiremos que ninguna distracción nos aparte de ese camino en el que trabajamos por un diálogo sin exclusiones, por la libertad y los derechos para todos.
¡TODOS CUBANOS, TODOS HERMANOS Y AHORA LA LIBERTAD!
Oswaldo José Payá Sardiñas
A Nombre del Movimiento Cristiano Liberación
La Habana, 22 de Mayo de 2012                          [ http://www.oswaldopaya.org ]www.oswaldopaya.org
El día 16 de Mayo emitimos una declaración con el título “La Unica Opción del Pueblo es la Libertad”. En respuesta a esa declaración la Revista Espacio Laical ha publicado un editorial en el que sus redactores enuncian, entre otras, las siguientes ideas:
1-Esta gestión del Cardenal Ortega nunca ha representado una aceptación a-crítica de lo mal hecho por las partes del espectro nacional. Unas veces en público y otras en privado, ha cuestionado el quehacer político opositor dentro y fuera de Cuba, que suele caracterizarse por criticar, condenar e intentar aniquilar, sin proyectos claros y universales para el destino de la nación.
2- Desde su amor indiscutible a Cuba libre y soberana, la Iglesia no puede comulgar con proyectos monitoreados y acoplados, en muchos casos, a agendas dictadas desde fuera de la Isla y sin un distanciamiento crítico claro sobre las medidas de bloqueo contra nuestra Patria.
3. No obstante, el Cardenal y muchos otros cubanos, dentro y fuera de la Iglesia siempre han vislumbrado que la solución definitiva para Cuba pasará por una metodología política signada por el encuentro, el diálogo y el consenso. Pero esto no es aceptado por muchos que, cargados ~de odio, de prejuicios y en algunos casos hasta de escasísima inteligencia política, prefieren derrocar al actual Gobierno y conseguir un triunfo que nuevamente excluya a los adversarios. Este tipo de victoria, por supuesto, podría conducirnos hacia un cambio político y económico, pero no hacia el necesario equilibrio nacional de inspiración martiana, en tanto muchas veces sus promotores parecen empecinados en excluir a todos aquellos que de alguna manera apoyan o han apoyado a la dirigencia de la Revolución. Dicha pretensión podría cincelar nuevos mecanismos electorales, que tal ~vez satisfagan a ciertos sectores políticos, pero serían reglas deficitarias de un verdadero contenido democrático y reconciliador.
Con estas expresiones; manifiestan toda una doctrina mentirosa de la descalificación que deforma la realidad. Con la conocida petulancia con que desprecian desde la inteligencia hasta la buena voluntad de los otros, niegan escandalosamente la existencia de iniciativas de diálogo sin exclusiones, que durante décadas hemos impulsado bajo la represión. Hemos soportado en silencio una guerra sistemática  e implacable de parte de elementos desde la Iglesia como los que se manifiestan en este Editorial de Espacio Laical. Todos en la Iglesia conocen esta persecución y esa guerra que hemos soportado. Lean todos como acusan a la oposición de querer excluir los que han participado en la revolución y nos atribuyen la intención de aniquilar. ¿Qué es eso? ¿Un llamado para que el régimen nos aniquile a nosotros?  No le tememos.
Apelamos a todos los obispos cubanos porque consideramos injusto y escandaloso, que se emitan, a nombre de la Iglesia, esas expresiones empapadas de protagonismo, desprecio a otros y vanidad excluyente para descalificar a todo el movimiento cívico cubano, que tanto ha luchado y sufrido por impulsar el diálogo, los derechos y la democracia y a quienes este editorial trata como rivales. Es una dañina confusión de planos. ¿Además de descalificar y perseguir la oposición, que pretenden? ¿Suplantarla?
Con las anteriores afirmaciones, ese editorial de Espacio Laical insulta a la oposición, la calumnia y la acusa en los mismos términos injuriosos que emplean el Gobierno y la Seguridad del Estado. Son los mismos falsos argumentos con que los fiscales y tribunales del régimen han condenado a muchos cubanos disidentes a altas penas de prisión, en condiciones crueles e inhumanas, tal como hicieron con los 75.
Los que redactan dicho editorial son los mismos que están pidiendo el voto de confianza para el gobierno de Raúl Castro y al acusar a la oposición, aunque sea con mentiras, actúan como clásicos delatores. Respondemos con justeza a la gravedad de sus acusaciones calumniosas contra nosotros los opositores.
Al afirmar que la oposición no tiene proyectos claros y universales, mienten y niegan la riqueza de proyectos y propuestas de solución pacífica para la compleja realidad de Cuba, que sostiene la oposición dentro y fuera del País. El Proyecto Varela no pretende aniquilar a nadie, sino defender los derechos para todos los cubanos sin exclusiones, la soberanía popular y la reconciliación. El Proyecto Varela, más que una propuesta opositora es una demanda muy clara y universal apoyada por decenas de miles de cubanos.
Por otra parte, hablar a nombre de la Iglesia en esos términos acusatorios y ofensivos, es una provocación que pretende enfrentar, artificialmente, la oposición y la iglesia. Sabemos que esas no son las actitudes, ni las palabras de la Iglesia, sino posiciones políticas de algunos que dominan medios de prensa de la Iglesia, algo que continúa generando confusión. En definitiva, lo que no menciona ese editorial es que es la actitud del Gobierno la que está condenando al pueblo a  vivir sin libertad y sin derechos. Esa es la esencia del problema.
Nuestro pueblo desea y necesita cambios políticos y en todos los órdenes y busca caminos pacíficos para realizarlos. Muchos miembros de la oposición democrática dentro y fuera de Cuba estamos impulsando una solución pacífica con la propuesta, El Camino del Pueblo, una hoja de ruta para el cambio. No permitiremos que ninguna distracción nos aparte de ese camino en el que trabajamos por un diálogo sin exclusiones, por la libertad y los derechos para todos.
¡TODOS CUBANOS, TODOS HERMANOS Y AHORA LA LIBERTAD!
Oswaldo José Payá Sardiñas
A Nombre del Movimiento Cristiano Liberación
La Habana, 22 de Mayo de 2012
[ http://www.oswaldopaya.org ]www.oswaldopaya.org

Comentarios

Comentario de Marta Menor
Hora: 24 Mayo 2012, 3:35 pm

Mi comentario:

Espacio Laical es vocero de la Archidiócesis de la Habana. El vocero o portavoz, es elegido por una persona para dirigirse a través de ellos a la comunidad. Los voceros de la Casa Blanca representan al publico la opinión del Presidente de los Estados Unidos.
A quien representan los voceros de la Revista Espacio Laical si no al Cardenal de Cuba. Si este, lo mismo que el presidente de los Estados Unidos no estuviera de acuerdo con las palabras de sus voceros, estos serian removidos de sus posiciones. De no hacerlo, es decir que están de acuerdo con las declaraciones.
Según las palabras del vocero el cardenal vislumbra la solución a través de una metodología signada por el encuentro, el dialogo y el consenso. No seria mucho mas fácil decir, que la solución es a través de elecciones multiípartidistas, libres y democráticas, donde TODOS los cubanos e hijos de cubanos, dentro y fuera de la isla tuvieran la oportunidad de participar, formar partidos políticos y presentarse como candidatos.

Por que el Cardenal no llama a una mesa redonda sirviendo de moderador, donde se sienten representantes de la oposición dentro y fuera de la isla y de esa forma dar la pauta de comenzar en forma democrática hacia un cambio para el bien de Cuba con ese dialogo y consenso al que se refieren.

Al referirse esos voceros a los que “prefieren derrocar” al gobierno como personas de escasísima inteligencia política, no solo se refieren a Oswaldo Paya. sino a todo aquel cubano, esté donde esté, que busca un cambio hacia una Cuba democrática y soberana a través de elecciones libres y multipartidistas. Cuando y donde se ha declarado el Cardenal Ortega a favor de estas elecciones? Ya es hora de lo que haga.

Marta Menor
Cultivamos una Rosa Blanca

Escribir comentario.




*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word


*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word

Buscar

Archivo

Temas