ACIPRENSA O. Payá: “En Cuba no hay escuelas católicas, las escuelas católicas han sido los hogares y las catequesis”

familia payaACIPRENSA http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=36431

LA HABANA, 23 Mar. 12 / 05:18 am (ACI).- A pocos días de la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba, líderes de la disidencia pacífica afirmaron que las familias fueron fundamentales para mantener el catolicismo en la isla, en medio de la represión y la educación marxista-atea impulsada por el Gobierno comunista para descristianizar el país.

“En Cuba no hay escuelas católicas, las escuelas católicas han sido los hogares y las catequesis“, afirmó a ACI Prensa el coordinador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), Oswaldo Payá, que recordó que “el proceso de descristianización fue uno de los propósitos iniciales y que mantuvo durante décadas el régimen, porque sabían que no podían dominar al pueblo de Cuba si antes no lo vaciaban espiritualmente. Y creo que no lo han logrado gracias a las familias”.

Señaló que “durante décadas la religión del Estado en las escuelas ha sido el ateísmo. Por muchos años el libro del quinto grado de lectura decía que la ciencia había demostrado que Jesucristo no había existido. Es decir hasta falsificaban la historia”.

Dijo que este proceso provocó que en un momento solo fueran “alrededor de 40 mil personas las que íbamos a Misa el domingo, pues éramos marcados, señalados en las escuelas, en las universidades, los centros de trabajo”.

“Era una política sistemática antirreligiosa y apoyada por todos los mecanismos de represión del régimen totalitario. Pero la Iglesia siguió evangelizando, seguimos enseñando el Catecismo a pesar que no eran muchos los niños que iban a las iglesias”, relató.

José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), coincidió al destacar la importancia de la familia católica, pues su hija, que ya está por acabar la secundaria, “sigue recibiendo una educación atea, marxista, contraria a los principios cristianos”.

Dijo que durante los ocho años que estuvo como preso político le correspondió a su esposa y a su hermana contrarrestar esta formación “con libros, literatura cristiana, con cuentos. Pero se hace muy difícil porque son niños y ellos pasan la mayor parte de la semana en las escuelas donde todo lo politizan”.

En ese sentido, exhortó a los padres a poner en práctica las palabras de Juan Pablo II cuando llamó a “exigir que se respete nuestro derecho a escoger el tipo de educación que queremos para nuestros hijos, porque esa es la base del gran problema moral, político, social y económico de nuestro país”.

Por su parte, Payá dijo que la realidad de Cuba es compleja, pues aunque ahora hay “más permisos para el culto y menos represión para los que van a la iglesia”, aún existe el Departamento de Asuntos Religiosos que vigila a la Iglesia y a las comunidades. Dijo que aunque todavía no lo hagan abiertamente en las escuelas, hay profesores que “ya expresan su fe y ya no se prestan tan fácilmente para reprimir a los niños que tienen creencias”.

En ese sentido, afirmó que si bien “la sociedad cubana actual tiene la huella de un proceso de descristianización muy fuerte, muy sistemático, tiene también la memoria cristiana y la religiosidad que no se le pudo arrancar”.

“Una muestra de esto es el peregrinaje de la imagen de la Virgen de la Caridad por Cuba, con millones de cubanos que salieron a acompañarla, expresando en sus rostros la fe, la profundidad de sus sentimientos. Yo creo que esa es una victoria, porque se vio que no hay fuerza capaz de destruir el vínculo entre Dios y el ser humano”, finalizó.

Escribir comentario.





Buscar

Archivo

Temas