MCL: Ni los templos ni las publicaciones de la iglesia o sus estructuras pastorales deben ser espacios para demandas politicas

- La Iglesia es de todos y somos todos, dentro de la libertad de los hijos de Dios que incluye la diversidad política de sus miembros. Por eso no es prudente que en sus templos, en sus cultos, en sus publicaciones y en sus estructuras pastorales o de otro tipo, se busquen espacios para demandas políticas aunque estas sean legítimas; ni que  nadie desde posiciones de ventaja, se apropie de la voz de la Iglesia en sus publicaciones y eventos para promover sus posiciones políticas a favor del Gobierno, ni para excluir en sus estructuras pastorales y actividades a los que luchan en la sociedad por los derechos y la libertad de los cubanos.

El gobierno de Cuba a través de sus agentes represivos ha enviado mensajes a nuestro Movimiento con la intención de intimidarnos y paralizarnos. El lenguaje utilizado por sus agentes ha sido el de siempre, que va de la amenaza mafiosa a las ofensas y chantajes más sucios.

Desde hace varias semanas la Seguridad del Estado ha  enviado turbas y elementos delincuentes, inclusive armados con cabillas y machetes,  para asediar las casas de líderes nuestros en Palma Soriano y en la ciudad de Santiago de Cuba. En esta última detuvieron y amenazaron al joven  Zeus Tercidor, conocido por su actividad de apostolado en la comunidad católica de Santiago de Cuba.

Agentes de la Seguridad del Estado han detenido y acosado a varios de nuestros líderes en el pueblo de Buenaventura en la provincia de Holguín. En esa provincia el líder del Movimiento Cristiano Liberación, Juan Carlos Reyes Ocaña, fue objeto también de maniobras por parte de supuestos opositores que le pidieron que fuera al Obispado. Cuando Juan Carlos llegó al lugar, comprendió que querían involucrarlo en una protesta contra la Iglesia, algo que rechazó inmediata y tajantemente.

El día 14 de Marzo dos mujeres fueron enviadas por la Seguridad del Estado a provocar a Rosa María Rodríguez Gil, madre del prisionero político Yosvany Melchor, condenado a doce años de prisión en una causa falsa. Estas mujeres acosaron a Rosa María en su propia casa, indagando sobre un posible vínculo o apoyo a las personas que estaban protestando dentro en la Iglesia de la Caridad en la Habana. Rosa María rechazó enérgicamente esta extraña provocación.

Minutos después aparecieron en su casa dos oficiales de la Seguridad del Estado ofendiéndola y amenazándola con graves represalias si continuaba vinculada al MCL y trabajando en el Proyecto Heredia.

Llamamos la atención  sobre las maniobras, infructuosas, de cuerpos represivos y otros elementos para involucrar a militantes del Movimiento Cristiano Liberación en protestas y actividades políticas que se realizan delante o dentro de las iglesias. Especial insistencia han tenido este tipo de provocaciones contra nuestro Movimiento ahora que estamos a pocos días de la visita de Su Santidad Benedicto XVI.

El propio día 14 de marzo oficiales de la Seguridad del Estado, citaron  a Ernesto Martíni Fonseca  para la Unidad de la Policía del barrio de Lawton. Ya allí, los oficiales amenazaron fuertemente a Martíni y le advirtieron que el Gobierno no va a permitir el desarrollo del Proyecto Heredia y afirmaron tener conocimiento de todos sus vínculos con Oswaldo Payá, amenazándole para que no visite más su casa. Martíni les afirmó que continuaría su lucha cívica no obstante las amenazas.

El Movimiento Cristiano Liberación denuncia este cerco y acoso constante contra sus miembros en todo el país; las maniobras que por Internet realizan aparatos de inteligencia usurpando la identidad de nuestros miembros para sembrar la división en la oposición; y la represión sistemática para impedir que se desarrolle la campaña por los cambios pacíficos definida en El Camino del Pueblo.

El Movimiento Cristiano Liberación declara:

Que deseamos y esperamos que esta situación producida porque algunos ciudadanos con el objetivo de demandar cambios políticos y derechos se han instalado pacíficamente en templos o han intentado hacerlo, se solucione sin represalias, prontamente, pacíficamente y mediante el diálogo.

Que la Iglesia es de todos y somos todos, dentro de la libertad de los hijos de Dios que incluye la diversidad política de sus miembros. Por eso no es prudente que en sus templos, en sus cultos, en sus publicaciones y en sus estructuras pastorales o de otro tipo, se busquen espacios para demandas políticas aunque estas sean legítimas; ni que  nadie desde posiciones de ventaja, se apropie de la voz de la Iglesia en sus publicaciones y eventos para promover sus posiciones políticas a favor del Gobierno, ni para excluir en sus estructuras pastorales y actividades a los que luchan en la sociedad por los derechos y la libertad de los cubanos.

Que es el Gobierno de Cuba y sólo el Gobierno quien niega los derechos a los cubanos y cierra las puertas de los cambios pacíficos. Por lo que es al Gobierno a quien van dirigidas nuestras demandas de cambios políticos, que son los únicos cambios que pueden abrir una nueva vida para nuestro pueblo. Por eso, aunque sabemos que Granma no publicará esta declaración, insistiremos en reclamar la libertad de expresión y la transparencia para Cuba, el reconocimiento del derecho de los cubanos a formar partidos políticos con toda la pluralidad y elecciones libres. Sólo así el pueblo de Cuba será libre y soberano, ese es nuestro objetivo indeclinable.

Oswaldo José Payá Sardiñas

La Habana 15 de Marzo de 2012

Comentarios

Comentario de Angel Emerio González
Hora: 17 Marzo 2012, 7:47 am

Muy correcto, muy ciertos sus razonamientos. Debemos renunciar al apoyo de instituciones religiosas, aunque sabemos que la participación como consejera en todos los sentidos, por sus años de existencia y buenas intenciones, serán de gran ayuda para la solución de nuestros conflictos. Agradeceríamos los buenos oficios de Su Santidad, Benedicto XVI, en la ayuda a todos los cubanos para aconsejar los cambios necesarios, para crear en nuestra Patria el imperio de la justicia y el derecho.

Buscar

Archivo

Temas