MCL en congreso catolicos y vida publica, pais vasco

L congreso catolicos vasco

I Jornada Católicos y Vida Pública.País Vasco del 8 al 9 de abril  de 2011.Palacio de los Congresos y de la Música Euskalduna.La Cruz: Esperanza y Luz para el Mundo. “Nos gloriamos en la Cruz de Cristo”

El sábado 9 de abril los miembros del Movimiento Cristiano Liberación, José Miguel Martínez y Regis Iglesias intervinieron en la VI Jornada Católicos y Vida Publica celebrada en el Palacio de los Congresos y de la Música de Bilbao.

En el panel dedicado a “La libertad religiosa: camino para la paz” participaron  Martínez e Iglesias junto a Joseba Arregui, profesor universitario y ex consejero del gobierno vasco, y Javier Menéndez Ros, director de Ayuda a Iglesia Necesitada. Presidio el panel Manu Sagastibelza, de ACdP, quien presento un video enviado desde la Habana para el evento, del líder del Movimiento Cristiano Liberación, Oswaldo Payá Sardiñas,  largamente aplaudido por el público que escucho con atención las palabras de Payá.

José Miguel Martínez describió al auditorio sus experiencias como prisionero de conciencia durante siete años y medio en las cárceles del régimen comunista cubano y su trabajo como gestor del Comité Ciudadano que presento la demanda de Referendo sobre el Proyecto Varela con el respaldo de 11020 cubanos en 2002.

El porta voz del Movimiento Cristiano Liberación, Regis Iglesias, leyó  su mensaje “Liberación contra des-cristianización”, el cual reproducimos a continuación.

Intervención de Regis Iglesias en el panel “La libertad religiosa: camino para la paz” de la VI Jornada Católicos y Vida Publica, celebrada el sábado 9 de abril en el Palacio de los Congresos y de la Música de Bilbao.

“LIBERACION CONTRA DES-CRISTIANIZACION”

Por Regis Iglesias

Porta voz del Movimiento Cristiano Liberación

La colonia.

La des-cristianización en Cuba comenzó a mediado de siglo 19 con la prohibición, por parte de gobiernos liberales en la metrópoli, de ordenaciones de clero criollo.

El auge y fomento en la isla de logias masónicas impulsado por esos mismos gobiernos peninsulares, permitió a los cubanos paradójicamente comenzar a organizarse para luchar, primero, por concesiones autonómicas y, luego, ante la perdida de representación en las Cortes, por la independencia.

La anulación de los derechos religiosos y civiles del pueblo cubano, mas las desventajas económicas conque se marginaba a los naturales de la prospera colonia, fueron factores que determinaron en gran medida el periodo de guerras fraticidas que marcaría la segunda mitad del siglo 19 en nuestra historia.

Otro factor que comenzó ser negativamente determinante en la espiritualidad cubana nació de la injusticia de la esclavitud y la deficiente evangelización, mayormente forzosa, a que se sometió a las masas de africanos desarraigados de su tierra y sus costumbres ancestrales. Esto genero un sincretismo religioso que pre dispondría al hombre y el alma de la nación que nacería en el siglo 20.

La republica.

Pese a que la pura religión del Nazareno nunca dejo de estar presente en la vida nacional y que fueron curtidos veteranos militares independentistas quienes a inicio de la Republica solicitaron a Roma el reconocimiento de Nuestra Señora, la Virgen de la Caridad, como Reina y Patrona de todos los cubanos, no fue hasta mitad de siglo 20 cuando la Iglesia cubana pudo estar en capacidad de realizar su misión pastoral con recursos materiales y humanos propios y la catolicidad volvía lentamente a ser parte de la vida, y a marcar las vidas, de los hijos de Cuba.

No podemos olvidar que las primeras décadas de la republica estuvieron afectadas por la influencia anti-clerical de muchos de los “libertadores” y la cercanía e identificación de estos con la revolución mexicana y los conflictos entre esta y la Iglesia.

Parecía que los nuevos cubanos de la republica preferían desterrar de nuestra memoria nacional el hecho de que fueron precisamente sacerdotes como  José Agustín Caballero y Félix Varela, y laicos católicos como José de la Luz,  José Antonio Saco, Domingo del Monte y muchos otros quienes precisamente habían sido los visionarios y formadores del pensamiento y la nación desde finales de 1700 e inicios de 1800.

Estos pacíficos fueron los primeros que nos enseñaron a pensar, y pensar como cubanos, teniendo a Cristo al centro de nuestras vidas.

La dictadura.

Todas estas aguas nos dejaron el lodo que nos ha cubierto los últimos 52 años de dictadura militar comunista.

El peor proceso de descristianizaron que hemos conocido y padecido en carne propia los cubanos se inicio en 1960 con el cambio de rumbo adquirido por la una vez llamada revolución cubana que degenero desde entonces en la mas vulgar, obtusa y longeva tiranía que ha conocido el hemisferio occidental.

La dictadura comunista cubana sovietizo la isla convirtiéndola en un absoluto GULAG en el que los niños fueron objeto de burlas por asistir  la catequesis, creer en los reyes magos del oriente y tomar la comunión.

Fueron clausurados todos los centros de estudio donde la Iglesia formaba a la juventud cubana. Luego vino la expulsión en masa del clero y el cierre de templos y conventos. La presencia de la Iglesia fue borrada de los medios de comunicación y poco a poco fue llevada al gueto y el ostracismo.

Sacerdotes como el padre Miguel Angel Loredo pasaron en prisión mas de diez años y cientos de laicos católicos murieron en los paredones de fusilamiento dando el poster grito de “Viva Cristo Rey!”

La diáspora cubana hoy pasa los dos millones de naturales del país esparcidos por todo el mundo, pero no olvidan su raíz. No es raro encontrar en cualquier casa de cubano desterrado la presencia de su devoción mariana, identificada en la Virgen de la Caridad.

La liberación.

En 1988 un grupo de jóvenes laicos católicos de la parroquia El Salvador, en el municipio habanero del Cerro, liderados por el ingeniero Oswaldo Payá fundan el Movimiento Cristiano Liberación, grupo no confesional que inspirado en el mensaje liberador del evangelio, en la doctrina social de la Iglesia y dentro de la línea centrista demócrata-cristiana, comenzó a trabajar por resarcir las heridas fraticidas, la libertad religiosa y los derechos humanos, civiles y económicos de todos y cada uno de los cubanos.

Trabajamos desde entonces por mas de 22 años, los miembros del Movimiento Cristiano Liberación por la democracia y el cambio.

Comprendimos que no se le puede dar al cesar lo que es de Dios y esto es nuestras vidas. Este es el mensaje que damos a todos los cubanos.

Queremos que la soberanía sea devuelta al pueblo y decimos al mundo que los cubanos tenemos derecho a todos los derechos porque somos hijos de Dios que es fuente de todo derecho.

En este camino hemos sido acompañados por religiosas y religiosos que nos han abierto las puertas de los conventos y las parroquias por toda Cuba dándonos su apoyo espiritual y tangible. Nos han apoyado los valientes sacerdotes y frailes que han pagado incluso con el exilio su acompañamiento todos estos años.

Pero los frutos con tanto amor sembrado ya se recogen. Esos más de 25,000 cubanos que hoy mismo están demandando un plebiscito sobre el Proyecto Varela son la mejor prueba de que los cubanos no cejaremos en nuestro empeño de luchar por nuestra libertad.

Hemos padecido carencias materiales y miseria por nuestra opción radical, porque radical es lo que va a la raíz del problema que entre nosotros ha sido la carencia de voz y soberanía popular, y es la nuestra una opción que ha convertido en protagonista al pueblo en su lucha por los derechos individuales década cubano.

Hemos padecido persecución, aislamiento, incomprensiones, cárcel y destierro. Pero hemos ido felices en pos de nuestra meta.

Y nadie podrá hacernos confesar nunca que no es la mas hermosa señora la de nuestros desvelos esa libertad, en Cristo, por la que hemos luchado sin odio pero sin miedo, todas nuestras vidas.

Escribir comentario.





Buscar

Archivo

Temas