La Primavera Negra fue una operación contra el Proyecto Varela”. Entrevista con Alfredo Felipe Fuentes, periodista cubano excarcelado

http://www.rsf-es.org/news/espana-cuba-la-primavera-negra-fue-una-operacion-contra-el-proyecto-varela-entrevista-con-alfredo-felipe-fuentes/

“De los 75 que arrestaron, casi 50 eran personas que tenían peso dentro del Proyecto Varela”

“Cuando escuchaba emisoras de radio, como Radio Martí y otras, oía expresiones como ‘derechos fundamentales’ o ‘derechos inalienables’. Quería profundizar esos temas”

“En el proceso –en el mío como en todos los demás– estaba prohibido hacer cualquier referencia al Proyecto Varela”

Alfredo Felipe Fuentes, uno de los disidentes de la Primavera Negra cubana recién liberados por el régimen de La Habana, acaba de llegar a Madridy sus primeras palabras son de agradecimiento para aquellos que han hecho posible su excarcelación y la de sus compañeros: Las Damas de Blanco, la solidaridad internacional, el martirio de Orlando Zapata, “quien supo morir en rebeldía frente a la opresión”, y el “heroísmo de Guillermo Fariñas”.

Con 61 años, y a pesar de los sufrimientos ocasionados por las difíciles condiciones de detención, Felipe prefiere pasar por alto la narración de los días transcurridos en tres prisiones, todas de máxima seguridad (Guamajal, en la provincia de Villa Clara; Kilo 5½, en Pinar del Río; y Guanajay, en La Habana) porque está convencido de que, al fin y al cabo, “son cosas muy personales”. Su discurso quiere centrarse sobre el significado político de la pesadilla que acaba de vivir. “¿La Primavera Negra? Fue, simple y llanamente, una operación dirigida contra el Proyecto Varela (proyecto legislativo de iniciativa popular presentado en el año 2001 con el objetivo de realizar un cambio democrático en Cuba, desde dentro de la Constitución), eso sí, disfrazada como una redada normal de disidentes”.

¿Por qué cree que “La Primavera Negra” fue una operación contra el Proyecto Varela?

Es muy sencillo. De los 75 que arrestaron, casi 50 eran personas que tenían peso dentro del Proyecto Varela. Aunque no todos estuvieran en el “núcleo duro”, quiero decir entre aquellos que –como yo– se encargaban de la recogida de firmas, la mayoría estaban involucrados de forma activa. Los 25 que faltan fueron arrestados para ocultar que era una operación contra el proyecto cívico nacional.

Pero en el momento en que se producen las detenciones, el Régimen ya había rechazado las firmas presentadas declarando su nulidad.

Eso poco importa porque, de hecho, el proyecto sigue abierto. Llegaron a decir que queríamos cambiar la Constitución, un absurdo. En realidad, una de las críticas que nos hacían desde la oposición era justamente ésa, que nuestra iniciativa se hacía a tenor de la Constitución. O sea que una tergiversación increíble.

¿Cómo llegó a cobrar protagonismo en la iniciativa lanzada por Oswaldo Payá?

En ese entonces, en 2001, yo llevaba ya diez años metido en la actividad, digamos, civilista. Sí, prefiero utilizar esta palabra, más que los términos usuales de oposición o disidencia.

¿Qué era lo que hacía concretamente?

Desde ’91 trabajo en la prensa. Vivía en Artemisa, 60 kilómetros de La Habana, que en Cuba es como si fueran 600. Allí fundamos un centro de derechos humanos. Cuando escuchaba emisoras de radio, como Radio Martí y otras, oía expresiones como “derechos fundamentales” o “derechos inalienables”. Quería profundizar esos temas, y pensé que podía haber mucha gente interesada en conocer más sobre estas cuestiones, tanto que decidí crear, dentro del centro, una cátedra de derechos humanos. Pero antes quería prepararme bien, leer libros, estudiar. Estuve años estudiando.

¿Cuales fueron sus fuentes?

Para conseguir los libros, me dirigí a la Asamblea del Poder Popular.

En Cuba eso suena a provocación…

Lo sé, pero tiene su explicación. Lo hice, para que quedara constancia, en virtud de la Ley 54 de 1985, la llamada Ley de Asociaciones, una norma que supuestamente permite a los cubanos asociarse libremente. En el celebre discurso “la historia me absolverá”, pronunciado durante el proceso por el asalto al cuartel Moncada, Fidel Castro decía: “todo el mundo podrá reunirse y asociarse”. Y ahora, a nosotros que luchamos por esos derechos, nos acusan de traidores. ¿Cómo congeniar esas palabras de Fidel con la situación que vivimos?, preguntaba yo en esa carta dirigida a la Asamblea del Poder Popular.

¿Recibió una respuesta?

No, no me contestaron nunca. Por eso me dirigí a la Embajada de España. Con los libros que me proporcionaron, empecé a prepararme. Dije: voy a cubrir este espacio, hace falta preparar observadores de los derechos humanos. Cuando di mis primeras clases, era el año 2001, justo cuando Oswaldo Payá lanzó la idea del Proyecto Varela, al que enseguida me sumé.

Buscar

Archivo

Temas

Sigue al MCL en redes sociales:

 

Octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Enlaces

Blogs Relacionados

RSS LIBERTAD TAMBIEN PARA CUBA

RSS El Blog de Minervo